"Level-Playing Field" en la industria venezolana
Escrito por Enrique González Porras   
Miércoles, 07 de Octubre de 2020 07:29

altLa industria venezolana ha venido solicitando un Level-Playing Field o lo que es lo mismo, unas reglas del juego interno y un tablero idéntico entre los participantes en el mercado venezolano,

y no que se beneficie a una parte de los competidores, en específico, a los productos de consumo final de origen importado.

En este sentido, los industriales nacionales señalan que la política de beneficios de exoneración arancelarias de la que gozan productos de consumo final de origen importado no resulta neutral, en la medida que muchos industriales venezolanos pagan impuestos por insumos de origen importado.

En comunicado de prensa de ASOQUIM se indica que: “Desde diciembre de 2019, cuando entró en vigencia el Decreto 4.080, se exoneró a una serie de productos terminados y a unas materias primas, el pago de impuestos de importación, tasa por determinación del régimen aduanero, IVA y se estableció la dispensa de algunos regímenes legales. Sin embargo, ese decreto no incluyó otras materias primas e insumos que son fundamentales en la producción nacional de insumos químicos aguas abajo en las cadenas de producción.

Explica Álvaro Silva, presidente de ASOQUIM, que como resultado de la aplicación del Decreto 4.080, en la actualidad en sectores esenciales de consumo masivo, como higiene del hogar, higiene personal y lubricantes, el 50% del mercado está constituido por productos importados que llegan al anaquel en condiciones de competencia desigual.”

Aunado a lo descrito arriba vale mencionar que por lo general los mercados internacionales suelen presentar demandas más elásticas que los mercados internos, por lo que la competencia en los primeros resulta superior y sus precios inferiores. Muchos de los mercados internacionales -de donde provienen los productos importados- presentan curvas de oferta constituida por exportaciones de producción excedente. Si bien el pricing maximizador es aquel basado en valor, dicha alternativa suele estar disciplinada en los mercados internacionales por la competencia, por lo que el siguiente criterio de pricing lo constituye los costos incrementales.

En este sentido, los industriales venezolanos ya se enfrentarían como eventual upper-bound al precio de paridad de importación de los productos de consumo final, pero con la desventaja de tener que soportar los eventuales aranceles sobre sus insumos (para no mencionar problemas con los servicios públicos, un marco institucional hostil, entre otros). La incidencia arancelaria en la medida que la sustituibilidad entre productos importados y domésticos sea elevada -alta elasticidad de la demanda- y exista suficiente nivel de oferta en el mercado internacional recaerá sobre los empresarios nacionales pinzándoles los márgenes. Si el cementerio industrial en Venezuela no resulta mayor, es porque entre otras, existe un posicionamiento de marca y de productos así como cierto nivel de fidelizacion y preferencia de los consumidores domesticos a sus productos y proveedores tradicionales.

 En términos generales, la industria venezolana que opera a escalas muy bajas -en promedio al 20% de su capacidad- estaría mostrando costos unitarios que tendrían que compararse con apenas los costos incrementales de los productos de origen importado.

Si la razón de la exoneración de los aranceles a los productos de consumo final de origen foráneo responde a facilitar el acceso a los bienes por parte de los consumidores venezolanos, carecería de sentido discriminación alguna en contra de los productores nacionales por medio del cobro de aranceles sobre los insumos que utilizan e importan.


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com