Covid-19, crisis y reorganización industrial
Escrito por Enrique González Porras   
Sábado, 25 de Abril de 2020 01:21

altLa pandemia del Covid-19, las políticas de distanciamiento, paralización y/o ralentización de la actividad productiva está teniendo consecuencias

de amenaza de cierre e insostenibilidad económica de muchos agentes económicos.

La crisis económica desatada por la pandemia en la mayoría de los países y la profundización de la crisis preexistente como en el caso venezolano han motivado la discusión respecto a qué tipo de política pública articular para “aminorar” los efectos perniciosos sobre la economía y la sociedad.

Algunos gobiernos han adelantado políticas de ayudas a las empresas, desde exoneraciones fiscales hasta transferencias de distintas naturalezas.

Académicos de la economía y practitioners en políticas de competencia han publicado una serie de reflexiones y artículos sobre el impacto del Covid-19 sobre la economía en general, y en específico sobre el riesgo de que políticas de competencia (aún cuando podemos concebirlas como políticas públicas y económicas en general ante la coyuntura) referidas a las ayudas estatales y al análisis de las operaciones de concertación económica podrían ser susceptibles a sesgos asistencialistas en favor de las primeras y haciendo a las segundas más restrictivas ante la coyuntura, con el respectivo riesgo sobre el bienestar social, el interés económico general y el excedente de los consumidores (cuando menos en el mediano y largo plazo).

En este orden de ideas, Jorge Padilla advierte que las autoridades en materia de competencia -extensible a cualquier funcionario con competencia en materia económica y que tiene por objetivo a la eficiencia económica, e incluso la recuperación económica- tienen por reto admitir las implicaciones procompetitivas de los “efectos de limpieza” (“Cleansing Effect”), así como identificar y evitar barreras de salida o nuevas barreras de salida artificiales que mantendrían empresas ineficientes en los mercados imposibilitando que se materialice un reorganización industrial. Este enfoque apuntaría a ser más astringente en las políticas de ayudas estatales mientras se sea más laxo en materia de consolidación y concentración económica.

Obviamente en un país como Venezuela, sumida en una profunda crisis de seis años de constreñimiento económico lo anterior puede sonar fuerte, sin embargo, en materia de política pública debe prevalecer el costo de oportunidad social de los recursos públicos, lo que no implica ausencia de políticas públicas y asistencia al sector privado, sino la eficiencia en el diseño y aplicación de la misma (recordemos que debe previamente responderse a la pregunta ¿quién termina financiando dichos fondos de asistencia y transferencia? ¿A cuál costo? ¿Quiénes son los mejores dotados para soportar las cargas sin los menores efectos distorsionantes en términos de incentivos y eficiencia dinámica? Y ¿cuál es el efecto neto sobre el bienestar social de cada una de las alternativas de política pública?).

La teoría económica que da fundamento a la tesis sobre el “efecto de limpieza” de las crisis consiste una teoría de selección natural. Dicha teoría diría que las empresas menos eficientes y menos productivas resultan ser las primeras que salen del mercado por resultar poco rentables o simplemente en quiebra. La salida del mercado de las empresas ineficientes podría mil,Óscar un aumento de la eficiencia promedio del mercado en comparación con la situación de mantenimiento de las empresas ineficientes en el mercado (en este sentido, las crisis, en ocasiones pueden corregir los problemas de eficiencia asomados y acuñado por Paul Seabright, como “Starfish Effect”).

Una segunda teoría económica se basaría en el hecho que las crisis y los “efectos limpieza” pueden producir cambios en los costos de oportunidad. En periodos de crisis el retorno generado por inversiones enfocadas a la producción y oferta de corto plazo disminuye producto de la caída de la demanda. En este orden de ideas las empresas pueden encontrar racional y eficiente dedicar y reorientar recursos hacia esfuerzos de mejoramiento de la productividad de mediano y largo plazo. Ante este escenario las empresas podrían dedicar menos recursos a la publicidad y orientarlos hacia la formación y mejoramiento del capital humano. Es de esperarse que las empresas que hayan invertido en capital humano prosperen y crezcan una vez se supere la crisis por estar dotadas con los recursos de incidencia sobre la productividad de mediano y largo plazo. En el caso venezolano, este enfoque debe ser valorado cuidadosamente, porque los países y sectores privados que desestiman al capital humano resultan las peor posicionadas ante escenarios de retos, posicionamiento y crecimiento.

No hemos dicho algo sorprendente, dichos “efectos limpieza”, son propios de la competencia en los mercados.

La recuperación económica dependerá fundamentalmente de las empresas más eficientes, por lo que la persistencia, artificial, de empresas ineficientes, no permiten a la economía a la reorientación de recursos y una reorganización industrial que apuntale a la economía y la productividad.

Los sesgos asistencialistas de las ayudas estatales y de las políticas industriales ante escenarios como el descrito pueden implicar barreras de salidas que restan productividad a la economía (con sus eventuales costos de oportunidad social).

Dicho desde la perspectiva del bienestar social y del interés económico general, importa más el número de empresas eficientes compitiendo en el mercado que el número total de empresas en los mercados por si mismo.

Finalmente, la lógica descrita no aboga por la ausencia de política pública, industrial y de asistencia ante la crisis, lo que hace es advertir que debe haber un buen y efectivo diseño de política pública, exigiendo análisis caso por caso, evitando transferencia que coadyuvan a la persistencia de empresas ineficientes, posiblemente entendiendo que la concentración de ciertos mercados, la reorientación de activos y recursos se dirigirán hacia las actividades más productivas, permitiendo una reorganización industrial más eficiente en favor de la sociedad. Lo anterior exige capital humano especializado en estos temas trabajando, incansablemente, en el país, cuestión que no hemos visto hasta la fecha.

alt

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com