Administrar la crisis
Escrito por Alexis Aponte | TW: @alexisaponte14   
Martes, 24 de Marzo de 2020 00:00

altUno de los problemas de las emergencias, léase crisis, es que sirve para todo.

En Venezuela tenemos experiencias de situaciones de crisis, cuya gestión ha servido para el lucro de personas deshonestas, delincuentes y gestores, a costa de las necesidades de los sectores menos favorecidos y de la sociedad en general. 

Ejemplos tenemos a montón; la tragedia de Vargas, las crisis de deuda externa con loa acuerdos de refinanciamiento, las importaciones de medicinas y las compras de alimentos en situaciones extremas de escasez. Esto sin sumar las “crisis creada” por los propios interesados en funciones de poder, para luego aparecer como “salvadores”, quienes, mediante el argumento de la emergencia, evaden los procesos correspondientes, y asignan a “dedo”, las compras en las cuales ellos tienen intereses. 

Otras de las perversiones de las emergencias son las decisiones “complacientes” o populistas, las cuales son iguales o peores que las anteriores, porque cuando el gobierno las toma, impacta a toda la población. A tal efecto, este gobierno es experto en tomador de malas decisiones y en corromper al ciudadano. 

La más reciente, se refiere a la decisión del ejecutivo en alocución presidencial, quien, bajo el argumento de la “crisis del Covid-19”, informaba a la población venezolana de liberar el pago de servicios públicos entre ellos: alquileres de locales comerciales y personales, consumo de agua, luz, electricidad, gas y telecomunicaciones, pagos de intereses por créditos recibidos, incluso, pagos de la cuota de capital vencidas. Por cierto, hasta el día de hoy martes 23-03-2020, no hemos visto la Gaceta Oficial, que habla de lo anterior, pero en boca del presidente se presume que es oficial.   

Me parece muy bien que el gobierno tome o esté por tomar algunas decisiones, para paliar la situación económica de algunos sectores de la población, los cuales en la situación actual no obtienen ingresos debido a la cuarentena vivida. Pero de allí, a decretarlo y hacer un llamado a no honrar esos compromisos, hay un trecho muy largo y perverso. 

Una cosa es hacer un llamado a todas las empresas que prestan servicios públicos y privados, para que flexibilicen, negocien, condonen, hagan descuentos y acuerden tiempos de espera, y otra, es ordenar y decretar la suspensión de pagos. Por ejemplo, se entiende bien, que el gobierno decida lo comentado, con respecto a las empresas públicas, pero no puede ni debe decidir, por las empresas privadas, emprendedores o prestadores de servicios que viven de su renta. 

Un caso patético lo tenemos en las empresas de telefonía celular, dos privadas y una pública. Empresas que tienen rezagadas las tarifas, frente a un entorno hiperinflacionario, además, dichas tarifas son prácticamente las más bajas del mundo, y el gobierno en su alocución no discrimina, y crea la expectativa en el pueblo que no pagará el consumo telefónico causado. Las consecuencias financieras para las dos (2) operadoras privadas serán catastróficas. Presumimos que el ejecutivo se refiere en su decisión a la telefonía fija, en la cual estamos de acuerdo, y deja por fuera a la telefonía celular, pero eso debe aclararse en las próximas horas con la publicación de la Gaceta. 

No solamente es el impacto económico, sino el mensaje disoluto en la población. A título de ejemplo; si en estos días de cuarentena el consumo en datos de la telefonía celular se ha incrementado en un 40% promedio, imaginémonos el uso desbordado en comunicaciones si existe la convicción errada del no pago del consumo. Esto podría colapsar las redes en los próximos días y sería peor el remedio que la enfermedad, ya que podríamos quedar más incomunicados. 

Pensemos un rato sobre el libertinaje de miles de personas haciendo fiesta con Facebook e Instagram y abriendo páginas precisamente no necesarias para paliar el ocio del coranavirus. Pero al margen de lo anterior, el precedente de estas decisiones colectivas con impacto en lo personal, es que se tiende a estimular y nutrir “la viveza del venezolano”, el facilismo de lo gratis, que en realidad no es más que un “engaño” y en “pervertir” y estimular la corrupción en el sentir y conducta del ciudadano. 

El gobierno tiene la potestad, sobre todo en casos de emergencia, de tomar decisiones que tiendan al bien común y atender con eficiencia la situación de crisis. Al respecto, este gobierno tiene más de 1.300 empresas en sus manos, producto de expropiaciones, expoliación y muchas otras formas, las cuales, las han tildado de seguridad nacional, seguridad alimentaria y estratégicas. Allí están, agua, luz, teléfonos, gasolina, gasoil, bienes de consumo, petróleo, industriales y gas.  Entonces, tomen decisiones sobre esas empresas para que el ciudadano común pueda paliar la situación actual, verbigracia; gas, gasolina, agua, luz y distribución de alimentos. 

Si quieren mitigar la situación de sus conciudadanos, decidan sobre: 

  • Aplazar la fecha límite para el pago de impuestos sobre la renta
  • Exonerar o dar facilidades para el pago de impuestos a los negocios pequeños. 
  • Disminuyan el Impuesto de Valor Agregado para bienes de consumo y medicinas.
  • Liberen el Encaje Legal de la banca nacional pública y privada, para así estimular el crédito.
  • Faciliten los trámites administrativos y eliminen las vacunas para las importaciones de bienes y servicios.
  • Eliminen el Decreto sobre el aumento de la Unidad Tributaria (no era el momento para hacerlo)   

Una cosa es negociar, consensuar, persuadir y llegar acuerdos, y de eso se trata la política. Hacer todo lo contrario es ratificar el ADN de este gobierno: no negociar, colocar por delante el autoritarismo, el populismo con cargo al erario público y al sector privado. 

Cuando termine esta emergencia del Coronavirus y podamos volver a la normalidad, de una cosa estamos seguro: presenciaremos muchas empresas cerradas, personas arruinadas, emprendimientos quebrados, líneas de negocios desaparecidas y mayor desempleo. Esto será alimentado por las decisiones desacertadas en materia económica, que terminará de arrinconar y decretar la desaparición del poco tejido económico que aun sobrevive. 

alt 

 

 

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com