Fondo de Financiamiento Pro Venezuela
Escrito por Alexis Aponte | TW: @alexisaponte14   
Martes, 16 de Abril de 2019 06:21

altEl secretario del Tesoro de los Estados Unidos Steven Mnuchin, en una reunión que sostuvo con los ministros de economía de  19 países,

acordó impulsar un fondo de financiamiento comercial por US$ 10.000 millones,  a disposición de un eventual nuevo gobierno en  Venezuela. Esta era la quinta reunión convocada por el señor Mnuchin para analizar la situación de catástrofe económica por la cual atraviesa nuestro país, la cual calificó de crisis humanitaria. A este grupo de países le adjudicó el nombre de “amigos de Venezuela” y tendrán como objetivo, no solamente crear el fondo nombrado, sino también reanudar el comercio internacional con nuestro país, hoy día aislado y reducido a países como Cuba, Nicaragua, Bolivia, China y Rusia. .

Es de reconocer el trabajo realizado por Ricardo Hausmann, con el Departamento del Tesoro y ministros de economía y finanzas de esos países amigos. Su seriedad, solvencia y conocimiento de la ciencia económica nos realza ante terceros y brinda cierta confianza ante el futuro por venir. 

No es la primera muestra de ayuda y apoyo económico que recibe el pueblo venezolano ante esta coyuntura,  esta última,  se une también a las iniciativas de ayuda humanitaria materializadas en comida y medicinas aportadas por muchos  países, ONGs internacionales, individualidades y los grupos de venezolanos organizados en el exterior. Tenemos que sumar los aportes de organismos internacionales  y de países liderados por los Estados Unidos para ayudar también a los países que han recibido en decenas de miles a la diáspora venezolana. 

De darse un cambio político, lo anterior es un preludio de lo que podría significar, la solidaridad y apoyo económico que podría recibir Venezuela de la comunidad internacional. Esto implica por parte de los venezolanos, tener diseñado un plan económico creíble, coherente,apoyado y comprometido  por todas las fuerzas vivas de la sociedad venezolana, liberado de populismos y falsas expectativas y una gran carga de posibilidades ciertas de recuperación en un plazo breve. . Un plan económico que sea bien comunicado a todo el país en un lenguaje entendible  y comprendido por todos los estratos sociales, soportado en la verdad y la necesidad de la participación de cada persona. 

La mega crisis que vivimos requiere de un compromiso más allá de un gobierno de transición. Más aún, la transición debe ir más allá de lograr la estabilización económica, y debe ser no solamente económica, sino también política y social. En la medida que la oposición venezolana, se presente unida en torno a un mensaje político, un programa económico y movilización social continua, en esa misma medida la comunidad internacional, nos apoyará para lograr y cimentar los cambios necesarios para lograr la prosperidad. 

Hay iniciativas muy positivas y una de ellas es el Plan País, el cual se encuentra en su etapa de difusión a nivel de las academias y universidades. Se podrá tener observaciones a dicho Plan, pero el esfuerzo es encomiable y está sujeto a discusión para mejorarlo. 

Ese fondo de financiamiento comercial planteado por países amigos, debe ir más allá de su nombre. Debe ser un fondo de recuperación económico y social pro Venezuela,administrado por una junta de ministros de economía y finanzas nombrados por la Organización de Naciones Unidas, Fondo Monetario Internacional, Banco Interamericano de Desarrollo, Banco Mundial y por supuesto Venezuela. Mucha de esta ayuda serán en calidad de préstamos y otras serán solidarias, pero lo importante está en su destino, cuyo objetivo es estabilizar el país.    

Probablemente, estemos en presencia de una de los auxilios económicos más grandes de los últimos años, quizás con excepción de Grecia. Pensemos que el Plan Marshall(1947) fue de US$ 13.000 millones, los cuales iban dirigidos a la recuperación económica de 16 países de Europa después de la Segunda Guerra Mundial. 

Este Plan permitió recuperar las economías de esos países europeos, eliminar el racionamiento de comida, recuperar los servicios públicos devastados, incrementar la producción nacional de cada una de esas economías, reconstruir toda la infraestructura destruida, se crearon empleos y mejoró sustancialmente la salud y la alimentación de la población. Los resultados hoy día están a la vista y al escrutinio internacional. Todo el mundo se benefició; la población, los países y por supuesto los Estados Unidos. 

Fue decisivo el compromiso político de los gobiernos en desarrollar políticas públicas sanas, inclusivas y de mercado. En lo político el objetivo era, más democracia, lograr la paz y no tener otra guerra en el seno de Europa, y por último,  luchar contra la expansión del comunismo y las dictaduras en Europa.

Aquella experiencia y las más recientes nos permite elaborar un plan de ayuda financiera internacional para un país destruido, pero no precisamente por una guerra con otro país, sino por un grupo que se apropió del estado y lo destruyó con políticas e ideologías atrasadas y equivocadas. 

No tenemos la menor duda que ante un cambio de gobierno, la solidaridad y el apoyo internacional en materia económica, social y de experiencias en el desarrollo de políticas públicas, será una realidad para lograr la prosperidad tanto anhelada. 

alt


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com