Retos 2019
Escrito por Alexis Aponte | TW: @alexisaponte14   
Martes, 08 de Enero de 2019 00:00

altEstamos comenzando un año el cual pronostica uno de los peores años de vida republicana. De esta crisis nadie saldrá ileso.

Tanto el gobierno como la sociedad civil tendrán que enfrentar los embates de la crisis económica, la cual no distingue entre venezolanos. Los efectos y consecuencias serán diferentes para cada uno de los actores sociales y el instinto de sobrevivencia va a generar respuestas económicas, financieras, sociales y políticas para poder surfearlas.  

El gobierno nacional (ya que para el momento de redacción aún lo es) tendrá retos muy difíciles de superar, a menos que cambie radicalmente el modelo económico. Uno de ellos es la  hiperinflación, la cual  no se combate con decretos,  sino con austeridad fiscal, equilibrio presupuestario, sana política monetaria y producción nacional. 

La hiperinflación repercute en variables críticas para el gobierno, tales como: los precios de bienes y servicios, el degaste del cono monetario y el deterioro del salario real. Las consecuencias para el gobierno son nefastas en materia de credibilidad y sustentabilidad político social. 

El año anterior cerró con una caída en el precio del petróleo y su  volatilidad nada hace presagiar estabilidad y aumento de los mismos. Esto unido a la disminución de la producción(ésta última reflejó niveles de producción de unos 1.200.000 barriles promedio durante el año) nos presenta un panorama de ingresos petroleros críticos para el gobierno con graves consecuencias para la sociedad. Es tal la gravedad que de continuar bajando la producción,  no hay premisas para pensar lo contrario, y no se presente un repunte sustantivo en los precios, es muy probable que para finales de año, el país no produzca lo suficiente ni siquiera para pagar los compromisos contraídos con China y Rusia, menos para importar comida y medicinas. 

La disminución de los ingresos petroleros y de la producción de crudo repercute en algo crucial para la actividad económica y la sociedad en general como lo es el tema de la gasolina. No habrá divisas para la importación de gasolina, la disminución en la producción afectará los procesos de refinación, que unido a problemas de mantenimiento de las plantas y la operación en manos no precisamente eficientes, tornará la actividad de suministro de gasolina en un problema económico para el transporte de alimentos, de personas y para toda la sociedad en general, con repercusiones políticas importantes. 

El gobierno tendrá que enfrentar un mayor aislamiento económico y político de la comunidad internacional, el cual no va poder romper con el apoyo de sus pocos aliados, entre ellos China y Rusia, los cuales se han negado a seguir suministrando nuevos préstamos y están llegando al límite para flexibilizar las condiciones de pago, lo cual de hecho ya  constituye una moratoria. Además esos aliados tienen a lo interno y externo problemas aún mayores con características económicas y políticas, a los cuales tienen que dedicarle recursos y atención para no profundizar sus propios problemas económicos. 

Por otro lado tenemos a la sociedad civil que se expresa en un descontento según estudios de opinión en más de un 80%, pero su dirigencia política no ha podido por incapacidad, capitalizar ese nivel de rechazo. Los retos a asumir durante este año son cruciales para poder cristalizar una verdadera opción de poder. Entre esos desafíos encontramos:

La necesidad de construir un liderazgo con “autoritas” y credibilidad. Se requiere un relevo político con caras nuevas, con energía, visión y desprendimiento personal y político. El tener un presidente de la Asamblea Nacional joven, trabajador y con valores familiares es un primer paso. Requiere el apoyo de todos para que tenga éxito. 

Un plan, más que un programa, de recuperación del país. A tal efecto hay propuestas interesantes como las presentadas al país por el Frente Amplio, estudios realizados por la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la UCV, otro de la Universidad de Carabobo y la UCAB. Estudiarlos, revisarlos y fusionarlos en uno solo, sería una buena oferta académica para colocarlo como bandera en la lucha social. 

La construcción de un gran frente alternativo al gobierno nacional es una necesidad impostergable, que basado en el  plan económico social, llegue a un acuerdo de gobernabilidad a corto, mediano y largo plazo. Dado el accionar del adversario, lo ideal sería un equipo de liderazgo, de trabajo y dirección que oriente los diversos métodos de lucha político social. Esta opción no puede dejar a nadie por fuera, tiene que ser inclusivo, empezando por los propios, los disidentes y la gran mayoría de independientes, personalidades, iglesia, gremios y organizaciones no gubernamentales. 

Coordinar las diversas actividades políticas a nivel nacional e internacional, convertir en la diáspora en una columna más de lucha a nivel mundial y que  coadyuven a objetivos comunes. Reducir al mínimo las iniciativas personales y los agentes libres, pero incrementar las personas comprometidas.  

Mientras tanto tenemos que sobrevivir en paralelo, para lo cual tenemos que tener mucha imaginación, estudiar más para tener más herramientas,  un mayor esfuerzo de trabajo, diversificarnos y ser más globales en nuestras actividades y profesiones,  fortalecer la fe y con ello la esperanza, a sabiendas que ninguna crisis es eterna. 

alt 

 

 

 

 

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com