La economía en 2010 (y II)
Escrito por D. F. Maza Zavala   
Jueves, 22 de Octubre de 2009 06:03

altLa crisis económica mundial no ha sido enteramente superada y hay indicios de que el próximo año retornen algunos signos recesivos, tanto en el plano financiero como en el real. La tasa de desempleo en Estados Unidos ronda 10% excepcionalmente elevada, y en Europa varía, según los países, entre 5% y l2%. Las medidas tomadas hasta ahora por los gobiernos no han tocado las raíces estructurales del fenómeno. En el mejor de los casos el próximo año se atenuarán las dificultades, pero no desaparecerán.

Por ello no hay que ser muy optimistas con los precios del petró1eo. Venezuela debería funcionar satisfactoriamente con un precio del petróleo de 70 dólares, que quizá podría lograrse en 2011. Sin embargo, sin una reorientación de la estrategia económica oficial en beneficio de la economía productiva, del empleo activo, del ingreso real de la mayoría y de un esfuerzo de inversión que renueve las fuentes de la potencialidad económica, cualquier precio del petróleo podría ser insuficiente.

Lo anterior puede ser explicado por la coexistencia de dos crisis en la estructura económica venezolana: la que llegó a su clímax a fines del siglo pasado, precisamente por el agotamiento del modelo petroexportador y de la política de sustitución de importaciones en cuanto a bienes de consumo, y, la más importante, inducida por el empeño del Presidente de la República de implantar un socialismo sui generis, que procede con la destrucción de fuerzas productivas y el abatimiento del estímulo para invertir, sin que para sustituirlos se desarrolle una economía alternativa de índole social. Este propósito no tiene el consenso del pueblo, las modificaciones se hacen sin consulta a la comunidad, mientras se agudizan los problemas económicos y sociales en detrimento del nivel y la calidad de vida de la mayoría.

Estos problemas son lugar común en la opinión pública y no se vislumbran medidas eficaces y consistentes para abrir camino a su solución. El Gobierno reconoce la persistencia de la inflación, la declinación de la producción de bienes esenciales, la pobreza real de grandes grupos de población, la crisis de la salud, de la vivienda y otras calamidades; pero no anuncia un plan viable para coordinar las acciones públicas y privadas para afrontarlos.

El endeudamiento no es solución. El aumento puro y simple del gasto público, sin una reforma necesaria de su orientación y medios de aplicación, no es solución.

El año 2010 va a ser crucial en el país por múltiples motivos y no hay una perspectiva clara da crecimiento económico ni de mejoramiento social.

Lee la parte I de este artículo: www.opinionynoticias.com/opinioneconomica/2096-la-economia-en-2010-i

Fuente: El Nacional



blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com