El arrebatón petrolero
Escrito por Luis Homes J. | @luishomes   
Lunes, 19 de Octubre de 2009 13:35

altEl que arrebata llega de sorpresa a su victima. Lo aborda en el momento en que está desatento, desprevenido y zúas…le quita sus pertenencias que en cierta forma son sus esfuerzos, sacrificios, años de lucha y emprendimiento.

  La victima queda desconcertada, reconociendo al arrebatador y viéndolo entre sorpresa, impotencia e indignidad. No es mucho lo que puede hacer: Ya el solo hecho de la violencia infringida con premeditada intención de causar un daño, es una aberración intolerable.  Usted que vive en el país con record mundial inseguridad personal, sabe perfectamente a lo que me refiero.  


Hace ya cinco meses que fueron publicadas en la Gaceta Oficial la Ley que declara de utilidad pública los servicios conexos a las actividades de hidrocarburos y las Resoluciones que identificaban a las empresas afectadas por la medida de “toma de posesión” de sus instalaciones por parte de PDVSA, casi todas de nuestro Estado Zulia.  Durante este tiempo, se han cometido muchas arbitrariedades de las que están en perfecto conocimiento las máximas autoridades de la estatal petrolera y los jerarcas del gobierno. Las victimas han soportado estos abusos de poder, sin acudir a las mediatizadas y cada vez más controladas instancias judiciales, con la esperanza lejana de ver resarcido el daño patrimonial que les produjo el “arrebatón” propinado por el Estado Venezolano. Esperan aunque sea un gesto – mas allá de las palabras cargadas de desvergüenza ajena -  que indique el reconocimiento a su derecho de propiedad y obviamente, el pago que por la ley y justicia les corresponde.  Nada de eso ha pasado. Tampoco se les han cancelado a las contratistas petroleras las deudas acumuladas por los servicios prestados a PDVSA antes del “arrebatón”.  Desolación, frustración, impotencia, indignidad y en los términos mas genuinos y sinceros, no queda otra cosa que la arrechera de un despojo. 


Las promesas sobre el dinero que vendrá producto de la emisión de bonos y otros instrumentos para el aumento de la deuda pública, son eso: Sencillamente promesas emanadas de un poder presidencial que desatiende las necesidades de sus ciudadanos y empresarios, pero que se desvive en la atención a los países órbitas de la piñata bolivariana. No parece existir otra conclusión razonable que el  claro propósito de la destrucción intencional del capital privado petrolero del Estado Zulia que incluye por cierto, algunos connotados simpatizantes y funcionarios del propio régimen chavista.  A ellos también les agarró de sorpresa (¿?)  el “arrebatón” petrolero.


¿Hasta donde llegaremos?  Los afectados zulianos, chavitas y de oposición, merecen algo diferente a la natural arrechera de un despojo.  En algún momento  habrá de escribirse esta triste historia regional y nacional que refleja toda la naturaleza destructiva y opresiva de un régimen, el temor libre y casi endémico de empresarios abrumados por la omnipresencia del poder y la apatía generalizada de nuestros representantes electos ante lo que es el abuso del gobernante, el irrespeto a la constitución y lo mas triste, las patadas indiscriminadas a la  dignidad humana.




blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com