El ataque de los pensadores
Escrito por Alirio Pérez Lo Presti | TW: @perezlopresti   
Miércoles, 21 de Octubre de 2020 01:23

altEn las alborotadoras Confesiones, San Agustín señala que son más fáciles de contar los cabellos que las pasiones

(los afectos y los movimientos del corazón). La aseveración que tantas veces he repetido con relación a la limitadísima capacidad racional de ser humano es una constante que marca una línea de trabajos. Ello no niega alguna posibilidad de aceptar la existencia de cierta racionalidad para lo cual existen múltiples precedentes por tratar de demostrarlo a través de investigación y recreación de sus resultados. 

Para poder elaborar una visión con relación a la posibilidad de pensar y razonar, es muy difícil desdeñar los aportes de la epistemología genética del malacólogo y suizo Jean Piaget. Piaget se interesó en la idea de que la inteligencia cambia a medida que los niños crecen y este desarrollo ocurre por medio de la interacción de las capacidades innatas con los sucesos ambientales y progresa a través de una serie de etapas jerárquicas, cualitativamente diferentes. Todos los niños pasan por las etapas en la misma secuencia sin saltarse ninguna o, excepto en el caso de daño cerebral, regresando a etapas anteriores (son invariables). El esfuerzo que hace Jean Piaget es por demás encomiable y clasifica en cuatro las etapas del desarrollo cognitivo. Sensoriomotora (0-2 años), preoperacional (2-7 años), operaciones concretas (7-11 años) y de operaciones formales (11 años en adelante), asuntos que junto con otros tópicos que señalaré en estas líneas, aparecen en el libro de mi autoría Los cambios psicológicos, cuya primera edición por parte del Consejo de Publicaciones de la Universidad de Los Andes es del 2013. 

Abstracciones y barbaridades 

Ese libro está dividido en una introducción, 17 capítulos y un glosario, conceptuando la idea de vida desde la existencia, resultante de la pregunta epistémica: ¿Desde cuándo existe el ser? y el planteamiento de que somos consecuencia de una deriva filogenética que nos antecede en muchos años, abordando la dimensión psicológica humana desde la genética, el embarazo, el parto, el apego, la infancia, la adolescencia, la adultez, la vejez y por supuesto, la muerte como una parte del ciclo vital. 

Piaget presenta la adolescencia como un estadio del desarrollo del ser humano ligado a la reestructuración de las capacidades cognoscitivas. Considera que con el acceso al pensamiento formal (forma suprema del pensamiento) se produce un salto cualitativo en el desarrollo con respecto al estadio infantil. Hasta este punto no hay ningún problema en aceptar que existe una coherencia concatenada en la manera como se desarrolla la inteligencia, e incluso que existe una racionalidad secuencial en lo humano, lo que ocurre es que el salto cuántico no necesariamente es una elevación de la psiquis, sino precisamente la máxima expresión de sus potencialidades de aberración imparables, ausencia de juicio y falta de razón que es el punto sobre el que trato de anclar el problema. 

La fulana razón 

Entiéndase por razón cualquiera de estas dos acepciones que aparecen en el cementerio de las palabras: 1. Capacidad de la mente humana para establecer relaciones entre ideas o conceptos y obtener conclusiones o formar juicios. 2. Acierto, verdad o justicia en lo que una persona dice o hace. 

Bajo estas dos premisas se desvanece la posibilidad de ser capaces de fundamentar rigurosamente las cosas como especie, dado que la mayoría de los juicios son prejuicios (las ideologías, por ejemplo) y la verdad es inasible cuando se trata de temas de gran importancia (la idea de trascendencia, por ejemplo). Señalo las ideologías y la idea de trascendencia, por cuanto son asuntos que condicionan la vida de muchas personas a través de dos elementos recurrentes en lo humano: 1. Lo político y 2. Lo espiritual. 

Espiritualidad y función mental 

De mi libro Psicología y contemporaneidad (2012, p.17): Lo espiritual forma parte del mundo psicológico del ser humano. Acaso una función mental más. De hecho, consideramos que el elemento espiritual forma parte estructural de la naturaleza psíquica desde que el hombre existe sobre la faz de la tierra. El hombre de las cavernas otorgaba esa connotación a los elementos de la naturaleza como el agua o el fuego, bases sobre las cuales surgen todas las creencias místicas, sobrenaturales y, por supuesto, las religiones. Dado que es una función mental, al darse el encuentro con lo “anhelado” se retroalimenta la expectativa de lo espiritual. 

Precepto que nos lleva a la idea de agnosticismo que es la doctrina filosófica que declara inaccesible al entendimiento humano toda noción de Absoluto, Infinito y Dios. Cuando se asume desde una actitud positivista circunscribe y se reduce al conocimiento de lo fenomenal y relativo. El término se debe al biólogo británico Thomas Henry Huxley y fue adaptado por Darwin y Spencer. Muchos hemos visto en la filosofía de Kant (Crítica de la razón pura) una base para entender el agnosticismo.  


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com