Weinstein
Escrito por Nicomedes Febres Luces   
Martes, 25 de Febrero de 2020 07:00

altViendo el degradante espectáculo del juicio y sentencia del señor Harvey Weinstein, el todopoderoso productor de Hollywood

por abuso sexual contra el personal femenino que se le acercaba comencé a pensar sobre el acoso sexual a las mujeres en nuestro medio.

Pocas cosas en la vida me parecen más despreciables que aplicar la operación colchón a cualquier nivel y siempre he luchado contra la coacción a las mujeres para tener sexo hecha por un hombre desde una posición de poder. Lo peor de Weinstein es pedirles que le hicieran sexo oral a él, o sea sin placer para ellas, y eso es verdaderamente una infamia, porque lo último que puede hacer un hombre es dejar insatisfecha a una mujer y quizás por esto es que ellas más lo denunciaron. Eso es denigrante y asqueroso y siempre lo he denunciado y perseguido. Y no lo digo desde la cómoda posición de la ingenuidad bobalicona, o puritana y siento que muchas veces estos temas, que son de extraordinaria importancia se dejan de discutir por un falso pudor o por puritanismo tonto.

Hay mil cosas que se pueden aclarar y discutir sobre el sexo y recuerdo mi experiencia como docente de la Cátedra de Ginecología de la UCV en sexto año de Medicina cuando daba la clase sobre métodos anticonceptivos y siempre con respetuoso humor, porque el buen sexo nunca es protocolar, colocaba sobre las mesas diafragmas, condones, dispositivos intrauterinos y otros métodos físicos de anticoncepción, advirtiendo que los mismos no habían sido nunca usados, y aquellos muchachos (varones y hembras) eran unos absolutos ignorantes sobre el tema y con frecuencia eran la primera vez que veían esos objetos. De eso hace treinta años. Y esos muchachos estaban a pocos meses de ser médicos y debían a su vez orientar a la población más humilde sobre su control de natalidad. Pero la culpa no era de ellos sino mucho más de ese entorno puritano necio que cuestiona la sexualidad.

Aquí nunca se ha hablado de muchas cosas importantes como aprender técnicas sexuales para mejorar la vida erótica de nuestras mujeres, de la responsabilidad que significa ejercer la sexualidad, o saber diferenciar entre placer y compromiso muchas veces antagónicos. O enseñar a los hombres de la superioridad sexual femenina sobre nosotros, o de la necesidad de imponerse límites eróticos o de la necesidad de pactar acuerdos en el lecho. Saben acaso las mujeres que el acoso femenino a los hombres hoy es un fenómeno frecuentísimo, y que nosotros no lo denunciamos para no quedar como imbéciles.

La cultura de la sexualidad ha cambiado dramáticamente en estos últimos treinta años y como por ejemplo esto, de origen nórdico, de vivir juntos los novios antes de casarse para ver cómo se llevan en la convivencia previa y más cosas por el estilo. Deseo pues que le den al señor Weinstein la máxima pena por sus delitos cometidos en perjuicios de las mujeres y hacernos quedar tan mal a los hombres, y hasta en eso de ingresar al tribunal como un humilde viejito indefenso con andadera para dar lástima al público.

alt

Fuente: FB del autor


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com