The pineapple thief : “Dissolution” (2018)
Escrito por Jordán Quintero   
Sábado, 08 de Septiembre de 2018 15:20

altCuando la música es Arte, triunfa sobre los prejuicios, categorizaciones y etiquetas, tal como este nuevo álbum de Pineapple Thief se roba las cortapisas

para dejarse llevar bajo el fluir de pieza tras pieza.

Tal vez tratar el tema de una banda de Rock que llega a sus primeros 20 años no tiene hoy ninguna trascendencia cuando hay otras que muy campantes alcanzan o están a punto de sus 50 años en actividad; tal es el caso de emblemáticas agrupaciones como The Rolling Stones (los rectores), Jethro Tull, King Crimson, Yes, Uriah Heep, Skorpions, Deep Purple, y un etcétera no muy largo, pero ese fenómeno muy del mercado rockero ha venido animando a otros grupos de diversos géneros a forzar la barra de la resistencia para volver a pisar los escenarios tras reformulaciones, reagrupaciones y relanzamientos, con el expreso fin de volver a las marquesinas, los estudios de grabación, los camerinos, las giras menos apresuradas, y , por supuesto, el aplauso que les aclama, … cosas del show business. Tal es el caso del regreso de grupos como Camel, Guru Guru, Ten Years After, Curved Air, E.L.O., Eloy, A-ha, The Guess Who, The Who, Premiata Forneria Marconi, Savoy Brown, Gentle Giant, Living Colour, Mr. Big, Procol Harum, hasta entrar en esta larguísima cuenta súper bandas como la mismísima Soft Machine (disculpen que no lo escriba en mayúsculas), Oregon , y Manhattan Transfer … como para no seguir alargando este catálogo.

Lo que sí puede parecer raro es que después de 20 años, y su 12do álbum, se comente con mucha razón que este es su mejor trabajo en todos los aspectos, algo inesperado!  Este es el caso de The Pineapple Thief y su muy reciente trabajo discográfico titulado “Dissolution” que acaban de lanzar este viernes 31 de Agosto 2018, una placa discográfica muy homogénea, impactante, sólida, y estimulante que como trabajo conjunto de cuarteto no deja fisuras ni muestras de cansancio de repetir la fórmula.  Cuando la música es Arte, triunfa sobre los prejuicios, categorizaciones y etiquetas, pues llámese progresivo, alternativo, pop, heavy, o cualquier combinación antojadiza que quieras ensayar, a las cortas y a la larga este nuevo álbum de The Pineapple Thief se roba las cortapisas para dejarse llevar bajo el fluir de pieza tras pieza.  El ondulante balance en que se han distribuido los 9 temas de “Dissolution” es uno de los logros de este álbum que lo hace , de principio a fin, muy agradable pasando variados climas que absorben el interés y el tiempo, y aunque trae un equilibrado balance de piezas que oscilan entre los 4 a 6 minutos de duración, también incluyen dos composiciones cortas de menos de 3 minutos, alternando con una de las más categóricas: “White mist” de 11’ 05”.  En ellas las referencias estilísticas se van revelando como puntos álgidos para establecer comparaciones con Marillion, Pink Floyd, Anathema, Depeche Mode, Radiohead, y Porcupine Tree como lo más deseado, desplegadas en líricas preciosistas, muy agradables líneas vocales que van dejando atrás las atmósferas menos post-noventeras de anteriores producciones, jugando con cierta ambigüedad, pero dejando a un lado lo alternativo/electrónico de inicios de la década de los 2000s.  

alt

Llegar a sostener, como lo hacen en el portal Progreport, que este es uno de los mejores álbumes del año, es cuestión de mera exageración de fans, pero sí hay que afirmar ante “Dissolution” que este es un álbum total que no debes dejar de escuchar para que experimentes el cautivante placer de una voz agradable muy bien llevada y controlada, sin esfuerzos dramáticos o falsos, por el flujo inventivo de un compositor como Bruce Soord, quien comparte rol estelar con el otro plus de este TPT : el excelente baterista británico Gavin Harrison (Porcupine Tree, King Crimson) quien acá dicta clase de dominio en excelencia de sus 6 parches frontales y su doble pedal del bombo de su batería. El sólo hecho de seguir lo que hace este eximio percusionista en cada pieza es ya un placer, un regusto que invita a una segunda y tercera escuchada total pues su nivel de inventiva y capacidad le dan al cuarteto un prominente perfil en su sincronía grupal como un prog muy cabal y accesible.  Su presencia en todo el proceso creativo de esta placa discográfica le da un espaldarazo vigorizante a las composiciones de Bruce Soord.  Una clara muestra de la inminente presencia de Harrison puede ser la pieza  “Uncovering your tracks” donde el intro y el pulso de toda la composición va a manos de este baterista de quien las revistas especializadas parangonan como el nuevo Bill Bruford colocándolo al tope de las listas de los mejores percusionistas de nuestros días. Igual lo hace en las piezas “All that You´ve got” y “White mist”, canciones muy atrapantes que se inician como sencillas baladas y luego van desarrollándose, tomando cuerpo, elevando la tensión, con una rica instrumentación acoplada sin estridencia ni protagonismo individualista, con pinceladas, pequeños trazos tanto de guitarra como de teclados, y quizá esa sea la fórmula a desarrollar a lo largo de todo el álbum con un papel preponderante en querer decir (y cantar) los textos de manera muy armónica, preciosista como antes cité, basados en la muy balanceada voz de su compositor Bruce Soord, dejando espacios precisos para introducir muy atinados solos de su guitarra, sin exasperación ni ansias de dominio grupal, efectismos más bien rítmicos con un sonido progresivo muy a la tendencia de los últimos años de la segunda década del siglo XXI, lo que le da una caracterización como para seguir tomando en cuenta, y en serio . . .  "Y no te rindas/ ambos podemos arrastrarnos otra milla/ ¿No lo recuerdas?/ Una vez la tuviste por un tiempo/ Así que sigue, ve y derrama la luz/ o si no, comparte una mentira/ So go shed a light/ Or go and share a lie/”   Así dice una de las piezas que mejor sabor dejan estos “Ladrones de Piñas” . . . y menos mal que son piñas y no el presupuesto y el futuro de un próspero país ex-vendedor de petróleo. Mejor no  lo pudo definir  el mismo Bruce Soord al referirse al título total de este álbum : “Ampliamente hablando el título refleja la desintegración de las relaciones y la ruina de nuestro tinglado social.

Estamos viviendo un tiempo donde supuestamente estamos más conectados que anteriormente, pero yo personalmente estoy más feliz cuando desenchufo esa conexión”. 

                                                                                            


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com