La caída de Medina Angarita: Octubre de 1945 (II)
Escrito por Julio César Moreno León | @juliocesarml44   
Lunes, 09 de Julio de 2018 00:00

altEl Gobierno Provisional mixto compuesto por dos militares jóvenes, tres miembros del Partido AD, y por un médico independiente, ha quedado constituido

así: Mayor Carlos Delgado Chalbaud; Capitán Mario Vargas, por los oficiales jóvenes. Rómulo Betancourt, Presidente de la Junta; doctor Luis Beltrán Prieto Figueroa y doctor Gonzalo Barrios, por el Partido AD;  y el doctor Edmundo Fernández, independiente.

Se trata de un gobierno democrático, que tiene por función presidir la convocatoria de una Constituyente, para hacer una Constitución democrática que permita al país elegir libremente por sufragio universal, directo y secreto un Presidente de la República, para terminar con los gobiernos de facto legalizados, que han sido por largos años la desvergüenza de nuestro país.

Están detenidos, y serán sometidos a juicio el general Isaías Medina Angarita y los miembros del Gabinete, así como también el general López Contreras y muchos de sus adictos.
Se convocarán elecciones en fecha muy próxima”. 

El Presidente Betancourt declara el domingo 21, al periodista Alberto Brum, corresponsal del diario El Tiempo de Bogotá en Caracas y colaborador de la revista ELITE, que su partido lanzará  la  candidatura  Presidencial de Rómulo Gallegos.

Dice Betancourt al reportero del diario colombiano - que había logrado acceso al Palacio el día viernes 19  y  pudo presenciar los históricos sucesos-, que “la revolución fue ayudada por elementos del ejército, pero un gobierno esencialmente civil rige los destinos de Venezuela, en oposición directa a los regímenes que deben su existencia a las órdenes de los cuarteles”.                               

El doctor Jóvito Villalba - quien fue detenido en el Palacio de Miraflores cuando acudió a respaldar al gobierno del Presidente Medina, en la creencia de que el movimiento armado era obra del general López Contreras— al ser liberado por las nuevas autoridades expresa su “respetuosa simpatía” hacia la insurrección triunfante.
Ultimas Noticias publica la gráfica que recoge el instante en que Villalba, acompañado del doctor Luis Hernández Solís, sale del Palacio luego de ser puesto en libertad.
Dice la nota del tabloide caraqueño: “En efecto al Dr Villalba se le informó que había estallado un motín lopezcontrerista, y sintió el deber de ofrecer sus servicios al general Medina. Al llegar a Miraflores fue detenido sorpresivamente, y tiempo después pudo saber por uno de los militares que el movimiento era encabezado por oficiales jóvenes del ejército, y que tenía contenido netamente popular y democrático. Villalba manifestó que estaba al lado del pueblo en las filas del movimiento militar. Luego fue puesto en libertad”.   

El  lunes 22 Jóvito Villaba define formalmente su posición ante el nuevo orden de cosas. En el diario El Heraldo dice: “Yo tengo que ver con gran interés y respetuosa simpatía a un movimiento que ha sido cumplido por lo mejor de nuestro ejército, y por el sufrido pueblo venezolano. El sacrificio del pueblo y el saldo de víctimas, será compensado con creces, si el nuevo régimen se constituye sobre una base nacional sin exclusivismos”.  

El martes 23 El Nacional publica una nueva  declaración  del líder político, en la que éste ratifica su apoyo al  gobierno revolucionario. Precisa de esta forma sus condiciones para ese apoyo: “La democracia debe ser la obra de todos los sectores. La Junta de Gobierno debe ajustar su futura actuación a este principio fundamental de la política y la historia”.

Al definir su posición frente al nuevo régimen político, la “Unión Popular Venezolana”, y “los comunistas venezolanos”, emiten un manifiesto conjunto, el lunes  22 en el que  aseguran “continuar fieles a los intereses democráticos, y de las masas trabajadoras, con sus cuadros de militantes y sus organizaciones disciplinadas al servicio de la causa de la Liberación Nacional”, y que han solicitando entrevistarse con la Junta de Gobierno para exponerle sus puntos de vista en torno a la nueva situación, condicionando su línea política a los resultados de dicha entrevista. 

En un segundo manifiesto, fechado el martes 23 , el grupo marxista decide otorgar su apoyo al nuevo orden político, por cuanto “el golpe realizado por la juventud militar de Venezuela agrupada en la Unión Patriótica Militar, y su consiguiente cristalización en la Junta Revolucionaria de Gobierno, ha roto el “hilo constitucional”, que desde 1936 hasta la fecha había entrabado el desarrollo y el ascenso de la democracia e impedido la restauración de la  plena soberanía popular”. 
Califican al derrocamiento de Medina como “un hecho de inmensa significación histórica que abre nuevas perspectivas para el movimiento revolucionario y popular del país”. 

Reconocen que “el viejo orden institucional dirigido en gran parte contra las libertades populares, había venido siendo reformado lenta y parcialmente por la presión combativa de los obreros y campesinos organizados”. 

alt

Sin embargo afirman que a pesar de esos avances, “permanecía en pie su esencial contenido antidemocrático, expresado en la ausencia del sufragio universal directo y secreto, en la vigencia de las leyes represivas de contenido fascista (Ley Lara y otras), y en las fuertes reminiscencias feudales presentes en todos el ordenamiento jurídico de la República”. 

Justifican su actuación política en el reciente pasado, al afirmar que “habíamos venido luchando en los puestos de vanguardia y hasta el máximo de nuestras posibilidades por la transformación de ese orden institucional dentro de las condiciones objetivas que nos imponía la correlación de fuerzas existentes en el país. Valoramos por eso en todo su alcance, los hechos históricos que estamos viviendo”.    
Respaldan los comunistas  venezolanos y la Unión Popular, los puntos programáticos expresados por la Junta Revolucionaria en lo que respecta a la convocatoria de la Asamblea Nacional Constituyente, las garantías para todos los partidos democráticos, la lucha contra el alto costo de la vida, las relaciones internacionales con los países democráticos, especialmente con la Inglaterra laborista, los Estados Unidos de América, y la Unión Soviética, así como la ruptura de relaciones con los gobiernos de Franco y Trujillo. 

Exigen al gobierno incluir en su programa “realizaciones capaces de transformar las relaciones de producción en el campo y la liberación de las masas campesinas”, así como “la recuperación progresiva por Venezuela, de sus riquezas naturales explotadas por las compañías imperialistas”. Y se pronuncian por la creación de un Frente Nacional Unificado, para defenderse de la contra-revolución, “peligro que amenaza de inmediato”. 

Piden la libertad de los dirigentes políticos de izquierda, detenidos por el nuevo régimen, y rechazan “la campaña tendenciosa” destinada a involucrar a los comunistas y a la izquierda marxista en “los saqueos, atropellos y actos de vandalaje, y los disparos que en las calles de Caracas lanzan elementos irresponsables, hechos estos que somos los primeros en condenar”.
El comunicado lo suscriben Salvador de la Plaza, Gustavo Machado, Alfredo Conde Jahn, Manuel R Oyón, Carlos Augusto León, Eduardo Machado, Pompeyo Márquez, Hipólito González, Jesús Pérez, Arnaldo Ramos. 
Por su parte Juan Bautista Fuenmayor en su condición de Secretario General del Partido Comunista, rechaza las acusaciones que las estaciones radiofónicas sumadas a la revolución triunfante formularon en contra de los comunistas, a los que acusaban de “saquear y matar”.

En declaraciones al diario Ultimas Noticias  al ser interrogado “si su partido tomó las armas contra la insurrección encabezada por los jóvenes militares, y si incitó a los saqueos” Fuenmayor afirma que tal cosa “es falsa y calumniosa,  estuvimos dispuestos a defender al gobierno de Medina, hasta que supimos que el golpe no era “lopecista ni fascista”.
Estando nosotros por la democracia, no podíamos hacer armas contra los que buscaba ampliar al régimen democrático”.
Fuenmayor afirma que “no siendo aventureros políticos, sino un partido científico no podía escapársele que las masas estaban justamente y desde los primeros instantes con el movimiento insurreccional”. Y asegura que “movilizarán a las masas para respaldar el programa y para impedir cualquier intento de contragolpe por parte de la reacción”.     
En respaldo a las medidas anunciadas por la Junta de Gobierno, destinadas a sancionar a los supuestos culpables de hechos de corrupción, el diario El Heraldo editorializa el día 21 en los siguientes términos: “Si por la primera vez en nuestra historia se va a liquidar la inmensa cuenta  que los prevaricadores tienen contraída con el pueblo, es preciso actuar con energía que no reconozca descanso, con un hondo sentido de justicia que rechace los decaimientos y el sentimentalismo o las complacencias. La orgía del peculado que ha caracterizado durante años la administración pública venezolana tuvo de 1941 hasta el presente su culminación  mas desvergonzada.

Es necesario que la sanción anunciada guarde proporción con la magnitud del delito. Cuando murió Gómez los bienes que les fueron incautados sirvieron de foco para nuevas corrupciones, mayores y más descaradas que las de todos los tiempos pasados.
Esta vez no puede acontecer lo mismo, porque una ridícula farsa en que se guardan las apariencias del castigo, pero en cuyo fondo no palpite la inflexible intención moralizadora, equivaldría al saqueo pacífico que en nada compensaría al pueblo de las exacciones de la que se le ha hecho víctima. Sólo hurgando hasta en los más tortuosos recovecos de la maraña de negocios ilícitos, de fraudes y especulaciones que el régimen caído tejió con una voracidad repugnante, sería posible llegar a una conclusión definitiva que sirva de ejemplo para el futuro y que reivindique el concepto ético en el poder, alertando a los ciudadanos acerca de la responsabilidad que la función gubernamental tiene aparejada”. 
Los medios de comunicación reportan la realización de actos vandálicos, protagonizados por grupos exaltados que saquean las casas de algunos funcionarios y amigos del gobierno derrocado. 
Entre las víctimas de “la furia popular”, se encuentra el general Andrónico Rojas ex-jefe de la Policía de Caracas, cuya vivienda en la Urbanización  Los Rosales es convertida en escombros. Igual suerte corren los inmuebles del general Elbano Mibelli y Pierre René Delofre.

Al reseñar estos hechos el diario Ultimas Noticias publica varias gráficas de los saqueadores, acompañada del siguiente texto: “He aquí un grupo del pueblo justiciero que penetró en la casa del neogomecista Elbano Mibelli limpiándola cuidadosamente, para luego trasladarse al cabaret de Pierre René Delofre, un consecuente enemigo de la libertad de prensa y de Ultimas Noticias realizando igual operación purificadora”.                  
El  nuevo gobierno decreta la rebaja de los sueldos de los Ministros, y el aumento a la remuneración de los empleados subalternos del sector público.
Mediante un Decreto con fecha 22 de octubre la Junta Revolucionaria crea la “Comisión Calificadora de Funcionarios Públicos”, autorizada para congelar los bienes, valores y dinero de los personeros vinculados al pasado régimen, hasta tanto se establezca su responsabilidad en el manejo ilícito y el aprovechamiento indebido de los recursos del Estado, y anuncia la creación posterior de un “Jurado de Responsabilidad” que enjuiciará a los funcionarios incursos en delitos contra el patrimonio público.
La medida establece lo siguiente: Artículo 1. “Se crea por Decreto separado, una Comisión para que determinen las personas que no podrán disponer de sus valores, o depósitos de valores y dinero en Bancos, y en otras instituciones o establecimientos autorizados para recibir tales depósitos, mientras no dictamine sobre su responsabilidad en el manejo de fondos públicos, o enriquecimientos indebidos por abuso en el ejercicio de cargos del Estado, el Tribunal que se creará con tal fin. Artículo 2. Para facilitar el cumplimiento de la misión encomendada a la Comisión, se dispone que los Bancos, Institutos y establecimientos arriba indicados, se abstengan de entregar o de aceptar cualquier acto de disposición de los valores y dineros que se encuentran en su poder, pertenecientes a personas cuyo valor individual exceda de cien mil bolívares, en cada Banco, Instituto o establecimiento. Artículo 3. A los fines de los artículos anteriores, se ordena a los Registros Subalternos de la República, se abstengan de protocolizar cualquier acto de enajenación de inmuebles, cuyo valor individual exceda de cien mil bolívares, cuando lo otorguen personas que hayan ejercido cargos públicos. Artículo 4. Las personas afectadas por los artículos 2 y 3 podrán ocurrir a la Comisión en el artículo 1 creada, para que autorice la disposición de los valores y dineros, o la protocolización del acto, o bien acuerde el mantenimiento de la inmovilización hasta que decida el Tribunal de Responsabilidad. Artículo 5. La Comisión cumplirá su cometido para el día cinco de noviembre próximo, y en esa fecha quedará sin efecto este Decreto, subsistiendo solamente las prohibiciones dictadas por la Comisión”. 
E

n un Aviso Oficial, el nuevo organismo, exhorta públicamente a los ciudadanos a formular, “por escrito o mediante telegrama”, las denuncias sobre las irregularidades cometidas en contra del erario público, y a señalar a las personas involucradas en estos hechos. 
El aviso  publicado el día veinticinco dice textualmente:  “Esta Comisión, con el sincero propósito de realizar la delicada labor que le ha sido encomendada de la manera mas perfecta y completa, y convencida de que es el pueblo entero de Venezuela el que va a expresar a través de ella sus necesidades de justicia, invita a todos los venezolanos a ayudarla en sus trabajos enviándole por escrito o por telegrama, los nombres de funcionarios públicos, o enriquecimientos indebidos, por abuso del ejercicio de cargos del Estado, especificando el empleo que han ejercido y la fecha de su gestión. A este efecto habrá franquicia telegráfica para los telegramas dirigidos a esta Comisión.
Esta Comisión, actuando de acuerdo con el artículo 4 del Decreto número 6 de fecha 23 de octubre de 1945, invita también a todas las personas que han resultado afectadas por las disposiciones de dicho Decreto a dirigirse por escrito a la comisión, especificando claramente sus respectivos casos, para la movilización de sus respectivos fondos y propiedades”. 
La Comisión Calificadora de Funcionarios Públicos, la preside Luis Augusto Dubuc, y la integran además Mario García Arocha y Martín Márquez Añez, todos ellos vinculados al partido Acción Democrática.   
El 23  es designado el nuevo Gabinete Ejecutivo, integrado de la siguiente manera: Relaciones Interiores Valmore Rodríguez. Relaciones Exteriores Carlos Morales, Hacienda Carlos D`Ascoli, Fomento  Eduardo Pérez Alfonso, Educación H García Arocha, Guerra y Marina mayor Carlos Delgado Chalbaud, Obras Públicas Luis Lander, Agricultura y Cría Eduardo Mendoza Goiticoa, Sanidad y Asistencia Social doctor Edmundo Fernández, Trabajo Raúl Leoni, y Comunicaciones capitán Mario Vargas. Y el día 24, la Junta Revolucionaria decreta la disolución de las directivas de los Concejos Municipales de todo el país. 
Los profesores universitarios, el Colegio Médico del Distrito Federal, y la Federación de Trabajadores del Distrito Federal y Estado Miranda,  dan a conocer, mediante manifiestos públicos, su respaldo al movimiento revolucionario triunfante.  

La revista Elite, al realizar un balance de los cruentos sucesos ocurridos durante la insurrección, reporta la muerte de más de cien personas, entre ellas treinta y tres policías y cerca de diez y seis militares, calcula en quinientos el número de heridos, e informa sobre el arresto de “noventa y  cuatro detenidos de primera categoría, y cuatrocientos cincuenta y dos secundarios”.
Entre los detenidos “de primera categoría” se encuentran los generales Isaías Medina, Manuel Morán, Eleazar López Contreras, y el doctor Arturo Uslar Pietri. Y en torno a los enfrentamientos ocurridos en Caracas, Elite destaca la acción  protagonizada por sesenta cadetes y cuarenta civiles rebeldes al mando del Teniente Edito José Ramírez en las colinas del cerro El Calvario, que se encontraba tomado por el gobierno. En este combate, dos cadetes murieron y cuatro resultaron heridos.
La  crónica reseña el discurso pronunciado por Rómulo Betancourt ante el pueblo reunido en una de las esquinas cercanas al Palacio de Miraflores, en el cual afirmó que “AD está con el movimiento de los oficiales jóvenes porque comprobó que es un grupo sin ambiciones de mando, que desea como el Partido Acción Democrática, una Venezuela digna”. 
Elite publica igualmente, la entrevista concedida por Betancourt al periodista José Carrillo Moreno, en la cual el Presidente de la Junta Revolucionaria define al nuevo gobierno como producto “de una valerosa acción de la juventud militar de Venezuela, apoyada decididamente por AD”, destinada a establecer un gobierno transitorio “para realizar una consulta electoral sincera, de la que deberá surgir un poder electoral legítimo, y un Presidente no impuesto por su antecesor, sino escogido directamente por el pueblo”. Y se compromete a demostrar en la brevedad de ese mandato “cómo a Venezuela sí puede gobernarse con sentido de responsabilidad, y usando agua y jabón para manejar los fondos públicos”.
En el diario El Universal, el día  23, los dirigentes de la Unión Nacional Estudiantil UNE dan a conocer un manifiesto de apoyo al movimiento cívico militar.
El documento de UNE, ratifica los criterios difundidos al país, a través de Radio Cultura la noche del 19 de octubre por Luis Herrera Campins, cuando éste proclamó “la adhesión de UNE con la revolución que dio al traste con el régimen de la corrupción política”.
Igualmente reitera la declaración el apoyo dado a la revolución por el dirigente de esa organización Edecio La Riva Araujo “el sábado 20 del presente en asamblea plenaria del estudiantado universitario”.
Finalmente anuncian los dirigentes de la Unión Nacional estudiantil, que “UNE forma parte del COMITÉ ESTUDIANTIL REVOLUCIONARIO, organismo encargado de centralizar la actividad revolucionaria de la Universidad en las actuales circunstancias”. En ese organismo de coordinación actúan como representantes de UNE, Pausolino Vargas Salerno en la Sección de Organización Cívica; Luis Herrera Campins en la Sección de Propaganda, y Edecio La Riva en la de Enlace con el Gobierno Provisional”. 
El Secretario Regional del Partido Comunista de Venezuela en Caracas, Martín J Ramírez protesta ante la represión policial realizada en contra de esa organización política, por el nuevo gobierno. El dirigente comunista denuncia “el allanamiento de casas de nuestra organización, en búsqueda de armas que no tenemos; el impedimento a numerosos militantes nuestros en El Valle de repartir el comunicado donde se fija posición ante esa Junta Revolucionaria”. 
Denuncia Ramírez, en las páginas de El nacional el día 22, el asalto a la sede del movimiento en la parroquia San José, así como el desarrollo de una campaña de calumnias y falsas acusaciones “destinada a desconcertar al pueblo para así impedir el acercamiento de densos sectores populares, que estarían dispuestos a colaborar, siempre que la Junta Revolucionaria cumpliese su programa y agregase a él los objetivos delineados en nuestro documento de fijación de posición”. 
La Esfera en su edición del día  24, da a conocer la enviada por un grupo de partidarios del general Eleazar López Contreras a la Junta de Gobierno, en la cual expresan su apoyo a la revolución triunfante, y solicitan la libertad del ex Presidente.
Entre otras consideraciones los líderes lopecistas afirman: “Manifestamos categóricamente que coincidimos con el triunfante movimiento revolucionario en todo lo que se refiere al derrocamiento del gobierno presidido por el general Medina Angarita, contra el cual luchamos abiertamente, no sólo espurio en sus aspectos políticos y administrativos, sino contrarios a los intereses del pueblo de Venezuela”. 
Y plantean que “habiendo sido el movimiento de la Junta Militar contra el gobierno del general Medina, no vemos porque debe permanecer en detención el general López Contreras”.
La declaración lleva las firmas de Federico Guevara Núñez, A Planchart Hernández, Lino Fernández, Eduardo Navarro Vásquez, Alvaro Amengual, Silvio Gutiérrez y Roberto Betancourt (hijo) 
El día 25 reproduce La Esfera un artículo aparecido en el diario El Tiempo de Bogotá escrito por Ernesto Santos (Calibán). El comentario del periodista colombiano señala a la corrupción y la impunidad de los gobiernos surgidos luego de la muerte de Gómez, como las principales motivaciones de la violencia que interrumpió la transición democrática de Venezuela.
Afirma Ernesto Santos que  “la evolución pacífica y el respeto a la libertad no fue acompañada de la justicia en el castigo a quienes cometieron atrocidades de todo género”.
Al analizar lo que a su juicio pudiera ser el desarrollo futuro de la revolución, profetiza que “pasado el fervor inicial, el oro volverá a ejercer su eterna atracción, y el pueblo se aburrirá de ser gobernado por los justos, como en los tiempos de Arístides”. 
Advierte finalmente sobre la tentación de poder a la que serán sometidos los jóvenes militares, y en torno a los peligros de retorno a un nuevo proceso de sedición. 
El diario El Heraldo al informar el día 22 en relación al saldo de los cruentos acontecimientos ocurridos en la ciudad de Maracay el 18 de octubre, destaca que en esos sucesos murieron el Presidente del Estado Aragua Aníbal Paradisi, el gobernador Juan Bautista Rodríguez y Ramón  Sarría Martínez, “quienes se enfrentaron a tiros en contra de los insurgentes”. 
Informa igualmente El Heraldo, sobre la detención de Alcibíades Matute Sojo, Secretario General de Gobierno, y que en reemplazo del fallecido mandatario regional ha sido designado el doctor Roberto Villalobos Ferrer, “prestigioso dirigente revolucionario y líder de Acción Democrática en el Estado”. 
Entre los personajes políticos que figuran en la lista de heridos durante los sucesos de octubre, se encuentra el general José Rafael Gabaldón, ex Presidente del Estado Lara, quien recibió varios impactos de bala al hacer frente a los grupos armados del ejército y del partido Acción Democrática.
El Nacional publica el día 26  una gráfica tomada al destacado hombre público en el hospital de Barquisimeto, cuando aún convalecía por las heridas sufridas,  e informa que el general Gabaldón “actualmente se encuentra detenido en el Cuartel Militar  de esa ciudad”.
El miércoles 24 el doctor Pastor Oropeza “en ausencia de los otros miembros del Directorio Nacional del PDV, Diógenes Escalante, Arturo Uslar Pietri, Héctor Cuenca, Numa Quevedo y señores Alejandro García Maldonado y Fernando Aristiguieta B”, publica en el diario Ultimas Noticias una convocatoria a “todos los afiliados”, a una reunión que deberá realizarse en la sede de esa organización política, “con el objeto de considerar la situación y futuro del Partido frente a los acontecimientos políticos actuales”. 
Y el viernes  27  El Nacional reproduce el  “Manifiesto del PDV”, a través del cual esa organización fija su postura ante la nueva situación surgida en el país. 
En el documento suscrito por Pastor Oropeza, Alejandro García Maldonado, Antonio Manzano  y Alirio Ugarte Pelayo destaca el siguiente planteamiento: “El Partido Democrático Venezolano, por considerar que el momento no es propicio para una apreciación definitiva, se abstiene de emitir opiniones en torno al movimiento armado que acaba de derrocar al gobierno establecido, pero sí proclama con énfasis y con entera convicción, que el régimen encabezado por el General Medina, que le sirvió de génesis político, constituyó para Venezuela el más notable paso de avance dado hasta ahora en el camino de la democracia, y que la absoluta libertad de expresión, que fue su más resaltante característica, bastará para asegurarle el respeto y la estimación de la historia”.          
El manifiesto pedevista genera una enérgica reacción del Ministro de Relaciones Interiores Valmore Rodríguez, quien convoca a su Despacho a los directores de los medios de comunicación, con el fin de imponerles de las drásticas decisiones del Ejecutivo destinadas a limitar el ejercicio de la libertad de expresión.
En un comunicado oficial, la Junta Revolucionaria prohíbe “toda noticia relacionada con movimientos de tropas y otras operaciones o hechos de carácter militar”, y advierte que “cualquier duda al respecto debe ser planteada al ciudadano Ministro de Guerra, siendo responsable el Director del diario o semanario ante la Junta de Gobierno, si se publica en su periódico una noticia de tal índole, sin previa consulta al aludido Despacho”. Califica el comunicado oficial, al “Manifiesto del PDV” como un acto de provocación “ante la revolución triunfante”, y denuncia la existencia de una campaña de descrédito contra “el orden revolucionario”. Cita como prueba de esta campaña, “el cable que intentó enviar a Cuba, siendo esto impedido por orden del gobierno, el señor Juan Bautista Fuenmayor, quien hablando en nombre del Partido Comunista, afirma que el sistema político actualmente establecido en Venezuela con el respaldo fervoroso de las grandes mayorías venezolanas, “podría degenerar en un movimiento tipo Perón-Argentina, quizás mejor, tipo Villarroel- Bolivia”. 
Finalmente, la Junta Revolucionaria de Gobierno anuncia que está dispuesta a detener a todo aquel que desde los medios de prensa intente defender al gobierno de Medina, al que señala como “un régimen que abochornaba y degradaba a la Nación”. 

La Junta Revolucionaria designa al doctor Rafael Caldera Procurador General de la Nación. Algunos sectores de izquierda marxista acusan al nuevo Procurador de estar comprometido con la reacción y con grupos confesionales de inspiración falangista. Sin embargo el diario El Nacional  comenta el día 27: “Rafael Caldera, es uno de los hombres que más prestigio ha dado a las letras y el derecho patrio, dentro y fuera del país”. Y afirma que “la presencia del doctor Caldera en la Procuraduría General, es una garantía más de honestidad y labor fecunda para el nuevo gobierno de la República”. 

En declaraciones dadas al diario El País el 30 de octubre, al explicar su decisión de asumir la Procuraduría General, dice Caldera: “Esta colaboración la he prestado por varias razones: Primero, porque creo en la sinceridad de las promesas formuladas por el Movimiento Revolucionario, y considero un deber ciudadano contribuir a que ellas se cumplan de una manera eficaz e inmediata. En segundo lugar porque estimo que la primera obligación de todo venezolano es hoy la de sumar esfuerzos hacia la normalización y estabilización de la República dentro del orden de cosas creado por la revolución. Y en tercer lugar porque como elemento de las nuevas generaciones, consideraba intolerable aquel estado de farsa en que se burlaba, nombrándola a cada instante, la voluntad nacional”.        

El Ministro del Trabajo Raúl Leoni se reúne con los representantes de las empresas petroleras, en compañía del Director del Trabajo Antonio Léidenz, para considerar la situación laboral de esas compañías, y la renovación de los contratos colectivos. La Creole Petroleum plantea al Ministro Leoni su interés en la construcción de una planta de refinación en Turiamo. Los representantes de Creole son Angel Brice y Guillermo Zuloaga.

El capitán Nucete Paoli, nuevo Jefe de la Casa Militar, quien participó en la toma del Palacio de Miraflores durante los sucesos que condujeron al derrocamiento del general Medina, declara el día 28 a la periodista de la Esfera Ana Mercedes Pérez, en torno a las razones que llevaron a la oficialidad rebelde a participar en el proceso revolucionario.
Para Nucete Paoli “Venezuela estaba dividida en dos: El PDV que llevaba rumbos fascistas y el Lopecismo que aspiraba el poder para tomar represalias contra el pedevismo. Afirma que “cuando el PDV se fundó, comprendimos que aquellos no eran hombres patriotas, sino ambiciosos de lucro personal, y decidimos ponernos a la expectativa varios oficiales hace dos años, y hace siete meses los militares en observación buscábamos ansiosamente a un partido político sin miras personalistas en quien depositar nuestra confianza. Ese partido del pueblo que respondía a nuestros conceptos idealistas, lo encontramos en los hombres de AD,  por ser éstos honrados y pulcros, por tener una trayectoria de limpios precedentes, por ser poseedores de ciertos valores, unidos a una voluntad decidida”, dice el joven oficial.

Confiesa Nucete Paoli, que cuando los militares decidieron asumir el camino de la conspiración “fue firmada un acta, en donde nos comprometíamos bajo juramento a salvar la patria de las ignominias que venía sufriendo; y se organizaron en grupos de oficiales que analizaron el ánimo de sus subalternos en cada Cuartel. Cada oficial era juramentado, los acontecimientos se precipitaron por la detención de Mario Vargas  y  Pérez  Jiménez”.

Y al explicar el desenlace final de los acontecimientos acusa al PDV como el responsable de tales hechos “Al estar ese partido constituido por hombres sin escrúpulos, sin dignidad y sin conciencia, y por tanto todo lo que se diga en contra de ellos es poco, dado el mal que le hacían a la patria en su corrupción moral y administrativa, y dada la tremenda hecatombe que se materializaba en daños de toda suerte para la república. Por el PDV, Medina no hizo un buen gobierno, por el PDV se armó toda esta revolución, el PDV ha sido el causante de toda la sangre que se ha vertido”, concluye señalando el joven oficial.
En solidaridad con el derrocado Presidente Isaías Medina, renuncian a las Embajadas  que desempeñaban en el anterior gobierno, los diplomáticos Alfredo Machado Hernández, en Argentina; Esteban Chalbaud Cardona, en Bolivia; César González, en Ecuador; Rafael Angarita Arvelo, en Chile; Enrique Jorge Aguerrevere, en Panamá; M.A. Pulido Méndez, en Perú; y José Nicomedes Rivas, en La Santa Sede. 
Igualmente se retira de su cargo diplomático, el Dr. Atilano Carnevali Embajador en Colombia, negándose a aceptar la responsabilidad de gestionar el reconocimiento a la nueva Junta de Gobierno. En su carta de renuncia, el Embajador Carnevali dice: “Habría deshonrado las credenciales con que un día me invistiera como Embajador de la República, suscritas por el Mandatario hoy privado de su libertad”. 

El líder socialista chileno Salvador Allende declara desde Santiago de Chile el  25 de octubre, su solidaridad y la de su partido político con el movimiento golpista que ha derrocado al general Isaías Medina, y expresa el pleno respaldo al nuevo régimen presidido por Rómulo Betancourt.
Allende manifiesta su preocupación por las dudas de algunos gobiernos, y especialmente el de Estados Unidos, en torno al reconocimiento de las nuevas autoridades venezolanas. Dice el líder chileno: “En mi calidad de ex secretario general del Partido Socialista de Chile, observo con inquietud las dudas que artificialmente quisieran suscitarse para dificultar el reconocimiento del gobierno revolucionario de Venezuela”. Y afirma: “Los que hemos convivido con hombres como Rómulo Betancourt, D`Ascoli, Oropeza, y Prieto, los que sabemos de la personalidad de Gallegos, Blanco y los demás integrantes de la dirección de Acción Democrática, tenemos absoluta confianza en que su acción ha de ser a favor del pueblo,  de darle una sólida estructura jurídica, y crear una democracia, donde ha existido el personalismo, la opresión y el entreguismo”.

El 30  el Presidente  Betancourt se dirige al país, y anuncia que EEUU, Chile, Reino Unido, Francia, Ecuador, Paraguay, Cuba, Bolivia, Guatemala, Panamá, Méjico, Haití, Brasil, Perú, Colombia y Uruguay, han reconocido al nuevo gobierno. 
El día 31, por orden de la Gobernación de Caracas, la policía allana y toma posesión del diario El Tiempo, periódico identificado con la gestión del Presidente Medina. La medida es asumida directamente por el Prefecto del Departamento Libertador Alejandro Avila Chacín. 

La crisis política y social de Argentina se agudiza, al intensificarse la  actividad represiva por parte del gobierno militar en contra de las protestas opositoras. El diario El Nacional reseña los graves sucesos destacando en su edición del  día 2 el ataque armado por parte de grupos peronistas a los estudiantes que han tomado las universidades, “en medio de la indiferencia policial”. 
Y durante los días cuatro y cinco informa en torno al “vandálico asalto a la Universidad de Buenos Aires”, cuando las tropas del ejército irrumpen en sus edificaciones, detienen a cientos de estudiantes y realizan “una carga de caballería, disparando contra madres argentinas, y mujeres solidarias con los estudiantes”.
Las autoridades practican el arresto del Rector de la Universidad de Tucumán Prudencio Santillán, del Decano de Bioquímica Luis Bossi y del Decano de Ingeniería Adolfo Ibáñez. Igual medida es impuesta contra Benjamín García Córdoba,  propietario del periódico El Norte.

El Secretario de Estado norteamericano Dean Acheson, señala que “los militares argentinos no cumplen sus compromisos con el Hemisferio”. Y ante la grave crisis solicita en nombre de los Estados Unidos la suspensión de la Conferencia Interamericana que debe celebrarse en la ciudad de Río de Janeiro, y propone en cambio que “las otras naciones americanas procedan a redactar el Tratado de Defensa del Hemisferio, objeto de la Conferencia, y que se firme en Brasil en la fecha más próxima posible”. 
En respuesta a los graves acontecimientos se decide la suspensión de la Conferencia Interamericana. Por su parte la Confederación Mundial de Sindicatos exige a los gobiernos democráticos la ruptura de relaciones con el gobierno Farrell- Perón.
El 10 de octubre los medios de comunicación anuncian “la caida de Perón”. La Marina de Guerra, en alianza con los comandantes de las otras fuerzas imponen la constitución de un Triunvirato Militar presidido por el general Edelmiro Farrell e integrado por Eduardo Avalos y Vernego Lima, y ordenan la detención de Perón a quien desplazan de los cargos que ejerce: la Vicepresidencia de la República, el Ministerio del Trabajo, y el Ministerio de Guerra.

La inestabilidad política se agudiza debido las contradicciones entre los grupos militares y civiles, y al no alcanzar a concretarse acuerdos para definir el camino del nuevo gobierno.
Los sectores civiles estimulados por las exitosas movilizaciones populares solicitan la renuncia del Presidente Farrell y plantean que la Corte Suprema asuma el mando de la Nación y convoquen a elecciones libres.
Los militares se dividen al pronunciarse la Fuerza Aérea y la Marina de Guerra a favor de la entrega del poder a los civiles, mientras el ejército plantea que las fuerzas armadas se encarguen de manejar el proceso de normalización institucional. 
Por su parte la Corte Suprema rechaza la posibilidad de asumir la conducción del gobierno.

El 12 de octubre en Buenos Aires, una manifestación que solicita la renuncia del Presidente y el levantamiento del Estado de Sitio, es atacada a tiros. Francotiradores y policías intercambian disparos. Manifestaciones organizadas por comunistas, por grupos de izquierda y miembros del Partido Radical se desplazan por la ciudad gritando “muera Farrel”. La policía y el ejército toman la ciudad, enfrentándose a los grupos civiles armados.

En la Plaza de Mayo el día 17 los grupos peronistas se concentran en una numerosa manifestación que solicita el retorno de su líder. El Presidente Farrell anuncia la renuncia del Gabinete, y ante la multitud congregada frente al balcón del Palacio de Gobierno, abrazando a Perón anuncia su regreso afirmando “Perón es el hombre que sabe conquistar vuestros corazones”.
Ante la multitud, el reivindicado Vice Presidente se despoja de su chaqueta militar, y pronuncia un emocionado discurso que consagra su vuelta al poder, y su consolidación como el hombre fuerte de Argentina.  
Los cables internacionales de noticias anuncian el día 15 de octubre el fusilamiento del Ministro del régimen nazi de Vichy, Pierre Laval. De acuerdo con la información enviada por la agencia AP el condenado como traidor a su país por haber colaborado con la ocupación alemana, gritó ante el pelotón de fusilamiento su último “Viva Francia”.

El 22 en una consulta electoral, el pueblo francés apoya la creación de la IV República auspiciada por el general Charles De Gaulle. 
Cerca de diez y nueve millones de votantes se pronuncian a favor. Los resultados electorales otorgan a los comunistas 152 escaños, mientras que el movimiento social católico MRP aparece en el segundo puesto con 140, los socialistas en el tercero con 133, y el resto de las agrupaciones políticas logran 95.                 

El Presidente de Brasil Getulio Vargas renuncia a su cargo el día 29, ante la presión de las fuerzas armadas. El mandatario derrocado viaja hacia su tierra natal, Río Grande Do Sul, trasladado en avión militar. Es sustituido por el Presidente del Tribunal Supremo, José Lindares quien al frente de un gobierno provisional será responsable de la realización de elecciones generales destinadas  a normalizar la vida del país. 

Fotografías: 

  • Rómulo Betancourt, flamante Presidente de la Junta Revolucionaria,  regresa al Palacio de Miraflores acompañado, entre otros, de Ricardo Monilla (Presidente del estado Guárico) y Adolfo Pinto Salinas (AD).
  • Clásica gráfica del novísimo gabinete de 1945.

alt 

|*|: Lee también:

 

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com