La caída de Medina Angarita: Mayo de 1945
Escrito por Julio César Moreno León | @juliocesarml44   
Lunes, 18 de Junio de 2018 00:00

altEl día primero de mayo el gobierno nacional publica en la Gaceta Oficial el Decreto mediante el cual se establece esta fecha para celebrar a partir del año 1.946 el Día del Trabajador.

Esta conmemoración ocurría  el 24 de julio de cada año, por decreto del gobierno del general Eleazar López Contreras, en homenaje al Padre de la Patria a quien se proclama entonces, como “El Obrero Máximo de la Nacionalidad”.

La decisión del Ejecutivo es vista por los sectores que adhieren al general López como un nuevo acto de hostilidad hacia el ex Presidente. El diario La Esfera, al criticar la medida afirma que “el general López Contreras al hacer coincidir la celebración del natalicio de Bolívar con el día del obrero, lo hizo, inspirado no sólo en un noble impulso de justicia social hacia las clases laboriosas del país, sino que quiso además, poner los destinos espirituales de nuestros numerosos obreros, bajo los auspicios de la gloria de El Libertador, alejando de ellos en cuanto fuera posible, la malsana influencia del comunismo”. 

El viernes 4 en el salón de reuniones del Senado, el Congreso Nacional realiza una sesión solemne en homenaje al general José Gregorio Monagas, con ocasión del sesquicentenario de su nacimiento. En el acto están presentes el Presidente Isaías Medina, los miembros del Gabinete Ejecutivo, senadores y diputados, los jefes de las Fuerzas Armadas, los miembros de las Academias, el Cuerpo Diplomático, y personalidades invitadas.

El diario El Nacional, en su edición del día 5 publica las palabras pronunciadas por el Presidente del Congreso Mario Briceño Iragorry, y el discurso de orden del diputado Andrés Eloy Blanco. 

Al dar inicio a la sesión solemne, y luego de destacar las virtudes del Prócer de nuestra independencia, el Presidente del Parlamento señala que la liberación de los esclavos decretada por Monagas, no ha sido ejecutada plenamente, y afirma: “esclavos han seguido siendo y esclavos continuarán en el terreno de los hechos, si la República no cambia las formas del trabajo, y no mejora los sistemas de distribución de la riqueza”.

El Diputado Andrés Eloy Blanco, se refiere a las actuales condiciones sociales del campo venezolano, y plantea que “la reforma agraria ha de ser el Ejecútese a la Ley de Abolición de la Esclavitud”.            

alt

El 5 de mayo el Presidente Medina decreta las reformas constitucionales recientemente aprobadas por el Congreso, que contienen entre sus aspectos más importantes el otorgamiento del sufragio activo y pasivo para los Concejos Municipales a las mujeres mayores de veintiún años que sepan leer y escribir,  la elección directa de los diputados al Congreso Nacional por la población alfabeta masculina, la supresión de la competencia que otorgaba a los Estados la potestad de administrar justicia a través de sus tribunales, reservando estos al Poder Nacional, la eliminación de la prohibición de las doctrinas comunistas y anarquistas, el cambio de nombre del Estado Zamora por el de Estado Barinas, y la aprobación de un nuevo artículo en el que se establece el derecho de todos los venezolanos, sin distinción de sexo, para el ejercicio de cargos públicos de nombramiento.

Al acto realizado en el Palacio de Miraflores  acuden representantes de todos los partidos políticos. El diario El Heraldo destaca la presencia en la importante reunión de los distintos factores partidistas, como un testimonio del amplio consenso logrado en el proceso de cambios de nuestra Carta Magna. 

Entre los líderes políticos presentes en Miraflores en respaldo a la reforma constitucional, se encuentran el Presidente de Acción Democrática don Rómulo Gallegos, Luis Beltrán Prieto Figueroa y Raúl Leoni, así como otros miembros de la Dirección Nacional de ese Partido, y los dirigentes nacionales del PDV, y de Unión Popular Venezolana.

El diario El País, vocero de Acción Democrática, coloca en su primera página del día 6  las palabras pronunciadas por el Primer Magistrado, en las que éste plantea su aspiración de que la promulgación de la nueva Constitución “sea para bien de Venezuela”.

El Consejo Supremo Electoral publica el día 7 la decisión tomada por ese organismo, ordenando a las Juntas de Inscripción Electoral, la expedición de cédulas de inscripción a todas las mujeres que lo soliciten y que llenen las condiciones establecidas en la nueva Carta Magna para ejercer su derecho al sufragio activo y pasivo en la formación de los Concejos Municipales.

En las páginas de El País se reseñan los positivos comentarios expresados por la prensa internacional sobre las reformas establecidas en la  Constitución venezolana. Se trata de un cable de la agencia UP reproducido el día 16 en el que se comenta: “El voto femenino municipal de Venezuela se ha recibido jubilosamente por las damas que encabezan el movimiento para conquistas políticas de la mujeres de Argentina, Chile y Uruguay. Todas consideran que la mujer venezolana ha obtenido un singular triunfo, y esperan mucho de su contribución para que cuando termine esta guerra, las mujeres de todos los países suramericanos obtengan plenos derechos políticos y sociales”. 

El 11 de mayo el diario El País publica el discurso pronunciado el domingo 6, por Rómulo Betancourt en el  Teatro Apolo de Caracas, ante la III Convención Nacional de AD, en el que denuncia la existencia en Venezuela de “un sistema contrahecho y oligárquico de elegir que ha puesto en manos de un grupo divorciado de la voluntad del pueblo, lo que el pueblo debiera realizar mediante ejercicio del sufragio universal directo y secreto: escoger al hombre de Miraflores”.

Afirma, sin embargo el líder político, que su partido “habrá de influir de manera indirecta pero efectiva en la elección presidencial, porque constituimos la única organización política con crédito de confianza, y con profundo arraigo en vastos sectores de la opinión popular”. En frontal crítica al partido de gobierno dice: “El PDV carece de simpatías y de respaldo colectivos. De ese desprestigio suyo, son responsables sus procederes nada limpios en los procesos electorales; su vocación hegemónica y sus ribetes totalitarios cuando a la hora de acaparar cargos legislativos se trata, y su conllevancia con el peculado y otras lacras de la Administración Pública”. 

Con igual fuerza ataca Betancourt a los comunistas integrantes de la Unión Popular Venezolana. Según el líder de AD, “ese sector comenzó enarbolando consignas de interés colectivo, pero ha terminado al verse repudiado y resistido por el pueblo, en un disgregado archipiélago, en donde en cada isla, hay un jefecito con seis soldados.” Y expresa en su intervención que “AD es la única organización capaz de suscitar en el pueblo, apasionada fe por una decisión heroica de hacerlo triunfar. Esto mismo nos impone la obligación de ser muy cautos, y calibrar serenamente nuestra palabra y nuestra conducta por la especial actitud receptiva que frente a ellas adoptan sectores numerosos e importantes de la colectividad nacional”. 

Al referirse a  las aspiraciones presidenciales del general López Contreras considera que, “el país necesita para el año cuarenta y seis, año en el que los cambios sociales de posguerra estarán a la orden del día, un hombre en Miraflores con un repertorio de ideas mas audaces que los del bagaje político del ex Presidente, con una mente más permeable a los aires de fronda que corren por el mundo, con agilidad mayor para adaptarse a la situación de un mundo convulsionado, y con una concepción menos rígida del principio de autoridad”.

Al analizar la situación de nuestras fuerzas armadas, Betancourt afirma: “En Venezuela, el tema del ejército es un tema tabú, sin razón alguna que avale y justifique ese proceder frente a una de las instituciones mas importantes de la República. Se dice por ahí, a la sordina, como quien trasmite una consigna, que el ejército no admitirá sino a un General Presidente. Quienes así hablan le están infiriendo una ofensa a las fuerzas armadas, al presentarlas no como salvaguarda del orden público, y garantía del ejercicio de la ley, sino como una casta antinacional, que se sintiera actuando en tierra conquistada, y dispuesta en toda hora a imponer al país su soberana e inapelable voluntad. Están errados quienes así hablan de la actitud de nuestra institución armada, porque olvidan que el ejército no es un patrimonio privado de ningún prestigio personal, sino el ejército de la Nación. El proceso de  democratización de la conciencia nacional no se ha detenido, como ante muralla china en las puertas de los cuarteles; y por la mente y el corazón de los oficiales, de los cabos y los soldados, de la aviación, de la infantería y la marina, circula ese mismo anhelo de dignificación política y de superación democrática del país, presente en el pensamiento de los núcleos civiles de la población nacional”. 

Al pronunciarse por la necesidad de elegir a un civil en la Presidencia de la República, el líder de AD sentencia de manera tajante: “Portar uniforme militar no puede considerarse causal de inhabilitación política para ejercer la Primera Magistratura, pero tampoco es herejía pensar en un candidato civil para la Presidencia de la República en 1.946. No olvidemos que entre los primeros Jefes de Estado de Venezuela, se encuentra José María Vargas, quien disputó la Presidencia a generales que tenían el pecho tatuado por las lanzas de Boves, y la solapa de la guerrera prestigiada por el sol de los libertadores. Y es por todo esto, que desde aquí, quiero hacer una profecía, orgulloso como venezolano de poder expresarme así de las fuerzas armadas de mi país. Si fuere civil el próximo Presidente de la República, tendrá en el ejército, apoyo sin regateo, respaldo sin reserva”. Y al cuestionar la negativa del partido oficial a discutir con las distintas organizaciones políticas el tema de la candidatura presidencial dice: “El partido elector para el 46, es el PDV, la absoluta mayoría del Congreso, la controla ese Partido. Pero ¿cuál será su candidato?. Lo tiene inmaculado, dentro de una máquina neumática, para que el sol y las briznas de suciedad flotantes en el ambiente no lo maculen, para que las moscas irreverentes no le trasmitan su suciedad. Lo mantienen intocable, protegido de la apasionada curiosidad pública, con “un mosquitero político”, a que tan donosamente aludiera nuestro compañero Andrés Eloy Blanco. Pareciera como si ese Partido considerara a Venezuela como una país de  caníbales hambrientos dispuestos a darse con su candidato un banquete antropofágico”. 

Como parte de sus conclusiones, la Convención Nacional de Acción Democrática envía una comunicación al partido de gobierno, fechada el 27 de mayo, emplazándole a definirse prontamente en torno al tema de la sucesión presidencial. El documento, publicado en las páginas de El País el día 29, al exponer las razones por las que AD no presentará candidato propio, señala: “Esa candidatura habría carecido de viabilidad porque la antidemocrática fórmula de elección de tercer grado, indirecta, pautada por no le haría honor a Venezuela y que lesiona nuestro decoro colectivo, de  que en mas de cincuenta años de vida nacional, sólo cuatro hombres hayan podido y puedan seguir gobernándola: Castro, Gómez, López Contreras y Medina. La Primera Magistratura resultaría así patrimonio personal de un número fatalmente limitado de individuos encasillables dentro de esa seudo científica y sofística clasificación de los hombres necesarios que forjó la acomodaticia dialéctica de los sociólogos y teorizantes del caudillismo. Además, el retorno del general López a la Primera Magistratura, crearía en la opinión nacional la deprimente impresión de que la devolución del Poder en el 46 fue cláusula secreta, implícita o expresa en el compromiso político que condujo a la solución en 1941 de problema similar a éste que hoy confronta Venezuela”.

Finalmente los líderes del partido blanco dicen en su misiva: “Ante el lanzamiento de López Contreras, todos los sectores del país han definido sus posiciones, para apoyar o rechazar tal aspiración, y sólo el PDV ha guardado silencio. Este proceder ha creado muy lógicamente, la apreciación bastante generalizada de que en definitiva será el PDV quien apoye a ese candidato, y con los votos de su representación parlamentaria lo eleve a la primera magistratura de la Nación”. El documento es firmado por los delegados de las distintas regiones del país, y por los líderes nacionales Rómulo Gallegos, Andrés Eloy Blanco, Rómulo Betancourt, Luis Beltrán Prieto, Raúl Leoni, Gonzalo Barrios, Vicente Gamboa, Luis Lander, Carlos Dascoli, Alberto López Gallegos, Cecilia Núñez Sucre, Augusto Malavé Villalba, Luis Trocónis Guerrero, Luis Augusto Dubuc, Antonio Léidenz, Leonidas Monasterios, Francisco Olivo, José González Navarro, P.B Pérez Salinas  y Juan Domingo Pérez Michelena. 

En este mes se celebra en Caracas el III Congreso Interamericano de Prensa, cuyas sesiones se realizan en el Teatro Municipal con la concurrencia de representantes de los más importantes medios de comunicación del Continente.

El día  18  y ocho el tema de la libertad de expresión vuelve a ser motivo de polémica pública al ser condenado  el dirigente del PDV Alfredo Tarre Murzi, a sesenta y dos días de prisión, en un juicio penal planteado por el Dr. Hugolino Hernández, quien se considera agraviado por los conceptos contenidos en un artículo de opinión del  dirigente político. Tarre es puesto en libertad ocho días después de su detención, al estimar el demandante, que con la sentencia judicial queda reparado su honor.

El jueves 24 el senador Jóvito Villalba desmiente una información publicada por el diario El Nacional, según la cual estaría promoviendo una nueva reforma constitucional con el fin de plantear la elección por voto popular del próximo presidente de la república, y el establecimiento de la incompatibilidad de las funciones legislativas y ejecutivas.

Villalba dice en carta dirigida a El Nacional, “el intento de modificar la Constitución antes de la elección del presidencial de 1946, serviría a los intereses de las fuerzas que pudieran hallarse empeñadas en el retroceso del país, y en la violación abierta o velada del principio de alternabilidad republicana”.

Las noticias sobre la guerra mundial  ocupan nuevamente durante este mes de mayo las primeras páginas de todos los medios. Los cables informativos destacan el día martes primero la presencia de banderas rojas que ondean en los barrios obreros de la capital alemana tomados por los ejércitos comunistas. La agencia AP, bautiza los dramáticos hechos, como “la agonía de Berlín”, y da a conocer la declaración de  Stalin cuando informa, que “en el día del obrero ha sido capturado el bastión checo de Morruska Ostrava, y el de Zilina en la franja occidental de los Cárpatos”. Asegura el dictador soviético que “las Naciones Unidas destruirán al fascismo y al militarismo alemán, y castigarán severamente a los criminales de guerra, obligando a los germanos a compensar por los daños causados a otras naciones”. La nota de prensa dice que “los soldados del ejército rojo capturaron los restos carbonizados del Reichstag en el humeante corazón de Berlín”. Este mismo día la emisora oficial del ya destruido gobierno alemán anuncia oficialmente al mundo: “Esta tarde en su puesto de mando en la Cancillería del Reich, ha muerto Adolfo Hitler, luchando hasta el último aliento en contra del bolchevismo”. 

Un despacho de la agencia de noticias AP fechada el día miércoles 2, da a conocer el  informe oficial del ejército soviético que anuncia el suicidio de Hitler Y Joseph Goebels. El nuevo jefe del gobierno de Alemania, encargado de asumir la derrota del III Reich, es el Almirante Karl Doenitz. 

El diario El Heraldo transcribe el día 2, el texto de la transmisión radiofónica dirigida al pueblo alemán  en la que Donéis reconoce la debacle final. Su discurso, adquiere ribetes tragicómicos, al ser interferido constantemente por “una voz fantasma” que interrumpe la alocución. Cuando Doenitz asegura que “Hitler ha luchado toda su vida por salvar a los pueblos de Europa del bolchevismo”, y que “en esta lucha sacrificó su vida y halló una muerte de héroe,” la  voz fantasma dice: “es mentira”. Y cuando expresa: “Con Hitler ha muerto uno de los mayores héroes de Alemania,” la  voz fantasma afirma: “El mayor de los fascistas”. La radio nazi acompaña la dramática transmisión con himnos de Wagner,  y con anuncios precedidos de  redobles de tambor. Es el último intento por darle al fin del imperio nazi una connotación de heroísmo. 

El 2 de mayo Stalin anuncia la toma total de Berlín por el Mariscal Zhukov, al frente del ejército ruso, con el respaldo de las tropas del primer frente  militar ucraniano.

Los despachos informativos de la agencia Reuter indican el viernes 4 que en el noreste de Alemania, las tropas conducidas por el general  Montgomery han apresado a más de un millón de nazis. En la esperanza de recibir un trato más humanitario, las  tropas alemanas enfrentadas a los rusos ofrecen rendirse ante el general británico. Este rechaza la propuesta, señalándoles que deben presentar su rendición ante los ejércitos soviéticos.  

Un cable de la agencia de noticias Associated Press enviada por el  periodista Edward Kennedy  el lunes 7, es la primera información  que da a conocer al mundo la rendición oficial del nazismo. Violando las rígidas normas de censura establecidas por el Comando Aliado al mando del general Eisenhower, el corresponsal Kennedy  señala que el documento de rendición incondicional fue firmado por el Coronel General Gustav Jodl, Jefe del Estado Mayor Alemán, por el General Bedel Smith Jefe del Estado Mayor de Eisenhower, por el General Ruso Iván Sulgerof, y el General Francois Serez.  Según Kennedy, el general Jodl, al reconocer la derrota nazi dijo: “El pueblo y las fuerzas alemanas quedan a merced de los vencedores en esta guerra que ha durado más de cinco años. Ambos beligerantes han sufrido más que otro pueblo del mundo... después de seis años de lucha hemos sucumbido”.

United Press transmite el martes 8, el mensaje  del Presidente Truman en el que éste proclama: “Esta es una hora solemne  y gloriosa. Eisenhower  me informó que las fuerzas del Reich se rindieron  a las Naciones Unidas. Las banderas de la razón están ondeando sobre Europa.  El general  Charles De Gaulle, al saludar la victoria dice a Francia y al  mundo: “Eterno honor a nuestros ejércitos, y sus comandantes, honor a nuestra Nación que no vaciló nunca bajo las terribles penalidades ni se dejó vencer por ellas. Honor a las Naciones Unidas, que mezclaron su sangre, sus dolores y sus esperanzas con las nuestras, y que hoy triunfan con nosotros. ¡¡¡Viva Francia!!!”. Y El miércoles 9 el Primer Ministro Churchill declara: “Podemos permitirnos unos breves  momentos de alegría, pero el Japón permanece sin ser vencido. Debemos concentrar ahora todas las fuerzas para la tarea que afrontamos”.  Y Stalin expresa: “Ha  llegado el día de la gran victoria sobre Alemania; la Alemania fascista ha sido puesta de orillas por el ejército rojo y nuestros aliados; ha  declarado su derrota y  ha declarado su capitulación incondicional”.

Su Santidad, El Papa Pio XII  da “Gracias al Todo Poderoso” por el fin de la guerra en Europa y  desea que lo mismo ocurra pronto en Asia,  y expresa su deseo por que “la reconstrucción de estas naciones ocurra lo antes posible, en el amor y la misericordia”.

El 7  United Press  anuncia el rescate realizado por el ejército norteamericano en distintos campos de concentración nazi, del líder socialista francés León Blum y su esposa; así como de Kurt Von Schuschmigg a quien se considera “el brujo” de las finanzas nazis  y  su esposa; de Federico Leopoldo, Príncipe de Prusia  y sus hijos; y del Rey  Leopoldo de Bélgica y  la Reina.   

El 16  las agencias noticiosas informan que ha sido detenido “como prisionero de guerra el Almirante Karl Doenitz”. 

En un discurso radiodifundido a todo Gran Bretaña el  domingo 13,  Churchill  señala que  la Conferencia de San Francisco no debe ser “ escudo para los fuertes y burla para los débiles”. La agencia UP, que trasmite la información interpreta estas palabras como “advertencia a Rusia sobre política de fuerza en Europa Oriental y en los Balcanes”.   

El jueves 24 se suicida Henrich Himmler jefe de la Gestapo, quien se encontraba bajo custodia de las tropas inglesas. La información de la agencia AP indica que el jerarca nazi ingirió el contenido de un frasco de cianuro de potasio, que logró mantener oculto durante sus tres días de prisión.

 En Argentina el gobierno del dictador Farrell, a quien la comunidad internacional identifica con los regímenes nazis– fascistas derrotados, prohíbe a los medios de comunicación dar noticias sobre la caída de Berlín por temor a disturbios que puedan convertirse en eventos en contra de la dictadura militar de ese país. La medida del gobierno argentino establece que toda noticia recibida a partir de las dos de la tarde, deberá darse a conocer luego de las ocho de la mañana del próximo día.

En Caracas, el pueblo sale a las calles y se congrega en la Plaza Bolívar celebrando la victoria de los aliados.

Luego de consolidarse la derrota alemana, los norteamericanos presionan al Japón a través de intensos ataques.

La agencia Reuter informa el viernes 18, que una gigantesca flota compuesta de portaviones y acorazados navegan hacia esa región, partiendo de la base ubicada en las Islas Marianas. Ocurren fuertes luchas, en la capital de Okinawa. El jueves 17 se producen ataques por parte de las superfortalezas norteamericanas B-29 a la ciudad japonesa de Nagoya.

En China el líder comunista Mao Tse Tung, se dispone a intensificar la guerra interna en su país, en el caso de que el Kuomitang no sea remplazado inmediatamente por un gobierno democrático de coalición. 

La información publicada por El Nacional el 17, informa que Mao habló en el VII Congreso Comunista celebrado en Yenán, en la última semana del mes de abril, y aseguró que los comunistas disponían de 910.000 soldados regulares y más de 200.000 soldados populares, y que controlaba zonas liberadas en China y Manchuria, con una población de 950.000 habitantes. Acusó a “la camarilla dominante en el Kuomitang de preparar la guerra civil”, y  afirmó que “este grupo espera estar en acción nada más que los aliados liberen ciertas regiones chinas”. 

El domingo 20 United Press informa sobre las maniobras militares de  Yugoeslavia  en la ciudad de Trieste. 1.200  soldados desfilan en la ciudad junto a tanques, piezas de artillería, morteros  y 9  aviones cazas.

Dice la nota informativa que las tropas americanas  que se encuentran en la zona se retiran  con el fin de evitar incidentes. El Mariscal Tito reivindica de manera intransigente la soberanía sobre el estratégico puerto, negando a Italia cualquier derecho  sobre el territorio,  por su condición de país derrotado en la guerra. 

Un cable  de United Press destaca los  comentarios de la agencia  oficial rusa Pravda  en relación al caso yugoeslavo.  Para el gobierno soviético, Tito al ser el principal  autor de la  liberación de Trieste del dominio nazi, debe asumir el control del estratégico puerto. El diario comunista califica  como “provocación anglo- norteamericana” el pretender  reconocer para Italia la soberanía sobre ese territorio. 

La nota  de Pravda dice que “Tito liberó Trieste  y tiene el derecho de  consideración más plena  de los aliados”.  Y  que  “en su lugar se ha iniciado una campaña contra Yugoeslavia”. 


Reproducción: Élite, Caracas, 1941.  Fuente: Caracas en Retrospectiva.

alt 

 

Lee también:

 

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com