La dirección cinematográfica y la presidencia de la república
Escrito por Edgar Rocca | @EdgarRocca   
Sábado, 12 de Mayo de 2018 17:29

alt¿Qué tiene que ver la Presidencia de la República con la realización cinematográfica? Probablemente nada.

Si citamos a un par de autoridades sobre el tema quizá nos convenzamos de que nada tienen que ver. Jean Luc Godard en una entrevista dada en diciembre de 1962 publicada en la Cahiers du Cinema N°138 decía que Dirigir una película era cuestión de perspectiva y nada más. Mientras John F. Kennedy, entrevistado por The Sunday Times el 03 de Julio de 1960 decía que un presidente debía tener “Carácter, buen juicio, energía, curiosidad intelectual, sentido de la historia y una gran visión de futuro”

Jugando con las perspectivas del momento del país y asumiendo que lo que hago principalmente es escribir y dirigir, voy a tomarme a la tarea de hacer 3 películas en los siguientes párrafos. Tomando el día después de las elecciones (21 de mayo) como el escenario de 3 posibles historias. En el país votan 20 millones de personas y tomando en cuenta todas las personas que se han ido más el ambiente de abstención que existe calculamos que votaran unos 12 a 13 millones de personas, las películas las desarrollaré en orden alfabético: Bertucci, Falcón y Maduro. 

Película #1. Gana Bertucci. Falcón se retira y dice que este es nuestro salvador, el beneficio de la duda se apodera de la nación y se dá el milagro del voto, Bertucci gana con el 52% de los votos. Algo cerca de 7 millones de votos. En la madrugada cuando dan los resultados el país no lo puede creer, ni siquiera el ganador. En su discurso no para de llorar, buena parte del país no sale del asombro. El 21 la gente que predica es recibida en los hogares y la sopa se hace más popular pabellón, la arepa o la hallaca. La comunidad internacional acepta el resultado, también con lágrimas en los ojos.

Película #2. Gana Falcón. Bertucci se retira y dice que es Falcón el hombre. Se da el mismo resultado 52% de los votos para el ganador. Maduro acepta la derrota. Falcón sonríe, saluda, se emociona y promete villas y castillos. En su discurso de la madrugada del 21 de mayo, Claudio Fermin y Eduardo Fernández lo abrazan y cumplen su sueño de ser cuasi presidentes. Lo que conocemos como la oposición venezolana evalua si acepta al PSUV como parte de la nueva Mesa de la Unidad. La comunidad internacional acepta el resultado con dudas. 

Película #3 Gana Maduro. Nadie se retira y queda 48%-32%-20% los otros 2 aceptan la derrota. La madrugada del 21 de mayo, Maduro como es costumbre se enfrenta a un público tibio, no feliz, que sigue sin lograr 10 millones y que además ahora sí va a esperar que el 22 todo sea perfecto. La comunidad internacional seguirá diciendo que desconoce los resultados hasta el 2025 que venga la otra elección, mientras los otrora líderes de la MUD terminan por irse del país. 10 días después llega la reconversión y los billetes puede que no se consigan como sucedió con los anteriores,  el salario mínimo se quedará en un millón de bolívares, será lo único no reconvertido.

Son películas tratadas con mucha cámara en mano, drones, material documental y algo de paquete gráfico, mucho plano medio, las elecciones llegan a ser más televisivas que cinematográficas. Hay un gran problema, los 3 actores no son los mejores. Si volvemos a Kennedy no parecen tener “Carácter, buen juicio, energía, curiosidad intelectual, sentido de la historia y una gran visión de futuro” . Por no ser mezquino diríamos que si tienen visión de futuro, de hecho enfocan sus campañas en algo tan inicierto como el futuro, sobre todo cuando estás enfermo y no consigues los medicamentos o tienes hambre y ganas para comer una vez al mes. 

Este artículo quizá llegue tarde. Entre pensar si está bien votar o no, si van una fecha u otra. Le hacemos un casting y vemos a los candidatos en primer plano y ninguno parece dar para el personaje. A todos parece faltarles algo. Tener las caras limpias, no deberle nada a nadie. Una opción puede ser retrasar por última vez las elecciones pero eso parece imposible en este punto. Nos quedaremos esperando el candidato perfecto y probablemente con el mismo presidente hasta el 2025.

No todo está perdido. En 2025 tendré 36 años, mis dos carreras, mis logros de gerente, investigador y realizador, quizá empiece a pedir el millón de firmas que necesita un simple montar sin apoyo de ningún partido político para optar por una candidatura a la presidencia de la república.

Resolveremos el presente para poder hablar de futuro. Esta es la escena post-créditos. A fin de cuentas Es posible que la perspectiva me falle. ¿Cuál de las películas hacemos?  ¿Esperamos o votamos? Son dudas de dirección. 

 

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com