De la bibliósis crónica del chavezato
Escrito por Luis Barragán   
Martes, 24 de Noviembre de 2009 23:39

altDigamos de una prolongada crisis del mercado editorial venezolano, frente a un gobierno que aspira a monopolizarlo. Y de las ferias como válvulas que pueden asomarnos también al ámbito internacional, casi una extravagancia entre nosotros. Inaugurada por Chávez Frías, deseaba que hiciese un alto en la larga temporada de veda. Cazar un buen ejemplar y a un costo razonable, hoy es toda una proeza.

Quise transitar Los Caobos, el céntrico parque caraqueño, sorprendido por una oferta generosa, gracias a los dólares concedidos por CADIVI para que los empresarios especializados del ramo nos deleitaran con ejemplares que no hemos conocido en este lado del mundo, aún de vieja data, a precios excepcionales; o  favorecidos por el chavezato que nos permitiera acceder a  la vasta bibliografía de la que supuestamente disfrutan los cubanos. Y con una demoledora, plural y convincente ambientación cultural, en un lugar amplísimo que nos permitiera adquirir también obras genuinas de la artesanía popular o consumir las no menos artísticas de la gastronomía nacional, con la absoluta seguridad personal de quien va  de un confortable y aireado “stand” a la carpa de un conferencista de viva postura,  posible de contradecir.

Largo e incómodo recorrido por las angostas y calurosas estanterías, agobiadas de propaganda política excepto las pocas firmas privadas que, en lugar de la grata  novedad, se ofrecieron como una penosa y reducida muestra de lo que vemos en sus locales de origen.   Otra vez, como en las antiquísimas ferias de depósito que nos agobiaron (por ejemplo, las de la Zona Rental), vimos más o peor de lo mismo.

El país invitado, encarpó a Evo Morales en distintos formatos, despachando una vulgar intención propagandística, en lugar de una muestra de mayor profundidad de lo que se piensa y escribe al compás de la crisis que trepa el propio sentido de identidad de los bolivianos.  Y es que, además, es poco lo que monumentaliza la imprenta sobre  Nicaragua, Ecuador y hasta la Argentina del matrimonio que ha consumado el proyecto histórico del peronismo.

Confiaba en hallar todo el abanico de la Fundación Editorial El Perro y La Rana, sobre todo el tomo II del Clausewitz, a lo mejor destinado exclusivamente al pregrado militar. O una prolifera literatura marxista, la que asombrosamente no puebla ya las librerías con sus mejores piezas: sobró el texto propagandístico del Che, repetido una y otras veces en   los estantes, con la bastarda superficialidad de un producto de exportación que se arroja en álbumes y calendarios, compitiendo con Fidel, apenas luciéndose Deutscher con su conocida trilogía trotskyana que aún se puede conseguir más barata en el comercio librero.

El régimen venezolano sufre de una crónica bibliósis, devorando la noción misma del libro que dice afanosamente promover: suponiendo que finalmente las adquirió, la máquina de Farruco Sesto, paridora de 20 millones de textos al año, paradójicamente ha de destruir el libro como una experiencia de libertad y realización humana. Puede decirse, a pesar de la carpa que exclusivamente los remataba en la feria de marras, que los curiosos insaciables, bibliógrafos aún forzados y bibliotecúmenos por siempre espontáneos, seguiremos con mejores ferias como la de los  viejo-libreros del caraqueño puente de avenida Fuerzas Armadas.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com