Sin PPI y bajo las sombras
Escrito por Dr. Ángel R. Lombardi | @lombardiboscan   
Martes, 23 de Marzo de 2010 07:16

altUn país sin ciencia y universidades abiertas al conocimiento desde la diversidad está condenado al oscurantismo. Las universidades son expresión de desarrollo cultural, educativo, social y tecnológico. El Programa de Promoción al Investigador (PPI), iniciado veinte años atrás, por parte del Gobierno Nacional de ese entonces, obtuvo una resonante acogida dentro de la comunidad científica del país. Los investigadores eran evaluados por sus pares y obtenían incentivos para profundizar en los distintos campos del saber científico.

Hoy, el actual Gobierno de carácter militarista, ha clausurado tan exitoso programa. Todo ello en consonancia con una muy cuestionada política de cerco, hostigamiento y descalificación de la Universidad venezolana. A las Universidades autónomas se les agrede impunemente a través de ataques violentos que dañan su valioso patrimonio y con las consabidas tácticas de asfixiarlas presupuestariamente.

El Gobierno, a través de sus voceros, encargados de la “ciencia” en el país, actúa con indiferencia y minimiza su rol de interlocutor válido y necesario. La comunidad científica se siente abandonada y cuestionada de una manera gratuita, por no decir, incomprensible. Aunque tampoco esto nos debe sorprender, ya que el actual régimen ha apostado fuerte por un proyecto paralelo de universidad en las bolivarianas y aquellas vinculadas a las Fuerzas Armadas.

Es de sobra conocido que la ciencia requiere de autonomía, independencia y libertad para producir conocimiento en ambientes estimulantes para la creación original. Y estas condiciones son consideradas de carácter subversivo, o mejor dicho, “contrarrevolucionarias” por parte de los agentes del poder. Los intelectuales “críticos” y capaces de asumir una postura disidente son acusados de sospechosos y sus carreras puestas en observación.

Al suprimirse el PPI se le está enviando un claro mensaje a la comunidad científica del país: la ciencia libre no será permitida y tampoco es una prioridad. La ciencia que sólo les vale a los actuales ministros gubernamentales es aquella que se encuentra subordinada a la ideología “revolucionaria”. El dogma y los procesos inquisitoriales siempre han reñido con la ciencia en mayúsculas, y hoy, la inteligencia del país, libra su muy particular combate en contra de la barbarie.

(*): DIRECTOR DEL CENTRO DE ESTUDIOS HISTÓRICOS DE LUZ
http://angelrafaellombardiboscan.wordpress.com/


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com