Olivar: El futuro de la Universidad está ligado a lo que ocurra en el país en los próximos meses
Escrito por Iván R. Méndez | @ivanxcaracas   
Domingo, 17 de Noviembre de 2019 15:00

altEl peligro que se cierne sobre las Universidades nacionales no es un hecho aislado ni mucho menos.

Si observamos el contexto nacional encontraremos allí que la amenaza tantas veces anunciada, está a punto de materializarse luego de la medida dictada por la sala constitucional del TSJ que ordena la realización de elecciones para autoridades universitarias en un lapso breve y siguiendo unas pautas que echa por tierra la Autonomía consagrada en la letra de la Constitución de 1999. En esa ocasión, el Dr. José Alberto Olivar, representante profesoral ante el Consejo Directivo de la Universidad Simón Bolívar, en seis preguntas con sus respectivas respuestas, desglosa y analiza la situación planteada para los lectores de Opinión y Noticias.

—. ¿A qué se refiere Ud., cuando señala que las Universidades representan un objetivo político para el régimen de Maduro?

—. Para nadie es un secreto que las Universidades nacionales se convirtieron desde 1999 en uno de los principales bastiones que ha hecho frente al proyecto de dominación totalitaria representado por el chavismo. Primero fueron los gremios de trabajadores y empresarios, luego los medios de comunicación privados. Las Universidades asumieron mayor protagonismo a partir de 2007 por medio de una aguerrida dirigencia estudiantil que manifestó su desacuerdo con el cierre de una planta de TV y en rechazo vehemente contra el proyecto de reforma constitucional. Las secuelas para el régimen de Chávez de aquellas jornadas de movilización, pusieron en evidencia, primero la fuerza subyacente en las universidades autónomas y segundo, el quiebre de la hegemonía del poder de la calle que hasta entonces ostentaba el chavismo. Por ello, su reacción fue la aprobación en 2009 de una nueva Ley de Educación que incorporó unas disposiciones en materia de elección universitaria que pretendía facilitarle al chavismo la toma del control de las universidades.

Posteriormente, las protestas nacionales de 2014 y 2017, tuvieron una vez más a los estudiantes universitarios como su principal soporte, pese al costo humano registrado.

De ahí que el régimen de Maduro en su afán de cerrar la tenaza en contra de las universidades para doblegarlas y con ello silenciar este foco de disidencia, orquestó una perversa maniobra consistente en ahondar la asfixia presupuestaria, estimular la diáspora no solo de los estudiantes, sino de profesores, administrativos y obreros, estos últimos mediante la pauperización de las escalas salariales y el acelerado deterioro de la planta física y de los servicios fundamentales.

Todo ello con el fin de allanar el camino a la jugada decisiva que significa obligar a las universidades a celebrar unas elecciones en las condiciones más adversas, de manera de ahora sí, hacerse con los cargos de dirección universitaria sin mayor resistencia. De concretarse ese escenario, ello representará un logro político para un régimen decidido a aplastar todo aquello que le resulte amenazador. 

—. ¿Qué implicaciones tiene la medida del TSJ en contra de las Universidades?

—. Más allá de las disquisiciones jurídicas que algunos dentro de las universidades le ha querido endosar para inducir a la confusión y peor a la cohabitación para sobrevivir a esta nueva arremetida, resulta evidente que la Universidad venezolana se está jugando su existencia misma, no solo como centros generadores de conocimiento científico sino como espacios para libre debate de ideas que a lo largo de la Historia, de una u otra forma ha influido en la configuración política del país.

—. ¿Cree Ud., que hay grupos dentro de las universidades que apuestan a la cohabitación con el régimen de Maduro?

—. Siempre los ha habido, lo que sucede en este momento es que ante el riesgo de perder definitivamente las escuetas parcelas de poder que ostentan, estos grupos se ha movilizado con mayor fuerza escudándose tras un doble discurso que por un lado, se dice defensor de los principios universitarios y por el otro, no tiene pudor en asumir que es imperativo acatar la medida ordenada por el TSJ ilegítimo.

—. ¿Cuál es la opinión de los distintos gremios que hacen vida en la Universidad con relación a la convocatoria o no a elecciones universitarias?

—. La terrible realidad cotidiana ha logrado permear en la escala de prioridades de los universitarios. Si antes se pensaba en hacer carrera en el ámbito universitario, mediante concursos para el ingreso, ascensos y actualización profesional, ahora todo se ha reducido a la búsqueda de oportunidades en el exterior para salir del marasmo en que nos encontramos sumidos. El número alarmante de renuncias mensuales del personal docente y administrativo, así como la deserción en la matrícula universitaria, son el reflejo de un desinterés inducido por el perverso aparato de poder que tiraniza a Venezuela.

A una parte de los que hacen vida en las universidades no les resulta fundamental si se hacen elecciones o no, con eso simplemente están proyectando en su lugar de trabajo /o estudio el desasosiego político que reina en la sociedad venezolana.  El que haya elecciones universitarias, sea cual sea el resultado, en nada va resolver su situación de empobrecimiento generalizado. 

Ello puede repercutir en un elevado abstencionismo, y en consecuencia, favorecer a una maquinaria de colaboracionistas y chavistas que llegado el momento, se alcen con las riendas de la universidad.

Frente a este segmento desinteresado, está la dirigencia de los gremios profesoral y estudiantil en algunas universidades, como por ejemplo la Universidad Simón Bolívar, donde en el caso particular de la APUSB se ha fijado una clara postura en defensa de la Autonomía, exigiendo a las actuales autoridades universitarias hacer valer la Constitución y el reglamento interno, mediante la celebración de elecciones no reguladas por la irrita medida del TSJ ilegítimo.

—. ¿Cuál es su opinión en torno a la extensión del derecho al voto a los obreros, administrativos y todo el estudiantado de las universidades?

—. Considero que la propuesta tal como la ha manejado los voceros del régimen, es una estafa para los que legítimamente aspiran desde hace tiempo una mayor participación en la toma de decisiones dentro de las universidades nacionales. Ellos hablan de ampliación de derechos políticos, y se quedan en la sola posibilidad de elegir, es decir, no se atreven a plantear el derecho de ser elegidos, que bien pueden tener tanto, los obreros, el personal administrativo, los estudiantes en incluso los egresados de la Universidades.

Ello revela la mentira que se oculta tras esa bandera fraudulenta que solo busca embaucar una vez más a los universitarios, y particularmente a los que le siguen siendo afectos.

Si en verdad son tan revolucionarios como proclaman ser, porque no se atreven a abrir un verdadero debate dentro y fuera de las universidades sobre este y otros tópicos que aun permanecen como tabúes en la sociedad venezolana.

—. ¿Cómo avizora Ud., la situación de las universidades para el próximo año?

—. De más conflictos y reacomodos internos. Porque no se trata solo de elecciones, sino de exigir mejores condiciones de trabajo acorde con las responsabilidades que ejercemos y una justa remuneración salarial tal como la exigen todos los empleados de la administración pública. 

Inevitable será que los hechos políticos que puedan ocurrir el próximo año, repercutan en el destino inmediato de las universidades, incluso de las universidades privadas, por cuanto nada ni nadie está excepto del propósito militarista y totalitario que sustenta al régimen. 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com