Toro Hardy: “El Banco Central de Venezuela es el causante del cáncer inflacionario"
Escrito por Prensa MUD   
Miércoles, 11 de Julio de 2018 06:32

altEl economista José Toro Hardy aseguró que la medida adoptada por el régimen de Nicolás Maduro de recurrir al Banco Central de Venezuela (BCV) para que financie al Estado

a través de emisiones de dinero inorgánico, representa la causa fundamental del cáncer inflacionario que existe en el país. 

Esta afirmación la realizó al ser consultado por el equipo de Prensa Unidad Venezuela, sobre las cifras suministradas por la Comisión Permanente de Finanzas y Desarrollo de la Asamblea Nacional (AN), instancia que este lunes anunció que el índice de inflación del mes de junio de 2018 se sitúo en 128,4 %; con un acumulado en lo que va de año de 4.684,3 %, mientras que la interanual (junio 2017-junio 2018) se ubicó en 46.305 %.

En este sentido, aseguró que la inflación mensual de países del hemisferio como Chile, oscila alrededor de 0,1 % en comparación al índice que registró Venezuela el pasado mes de mayo (110,1 %). “Chile necesitaría casi 94 años para acumular la inflación que Venezuela genera en un mes”.   

— ¿En una Venezuela de hiperinflación, es viable la propuesta del régimen de Nicolás Maduro, de fijar los precios de diversos productos de la cesta básica bajo el denominado “Plan 50”?

— No es viable, porque la inflación es tan elevada que habría que estar revisando precios constantemente. La única cosa razonable para poder tratar de frenarla, es respetar la Constitución, que en su artículo 320, le prohíbe al Banco Central de Venezuela (BCV) financiar el gasto público mediante la emisión de dinero, pues estas emisiones del BCV para cubrir el déficit fiscal y, sobre todo, en el flujo de caja en PDVSA, ha hecho crecer de manera impresionante la liquidez monetaria, tanto es así que la misma se mide en un término que no es muy conocido, los billardos, eso equivale a 10 elevado a la 15  (esta cifra equivale a la multiplicación: 10 x 10 x 10 x 10 x 10 x 10 x 10 x 10 x 10 x 10 x 10 x 10 x 10 x 10 x 10 x 10 = 1.000.000.000.000.000), es una cifra monumental, y dicha liquidez está por encima de 1.5 billardos.

Al final del día, quien quiera comprar o importar alimentos, o cualquier otro bien en Venezuela, se ve obligado a hacerlo a ese tipo de cambio (dólar paralelo), que es el único realmente accesible, porque a nivel de Dicom, las transacciones que se realizan son muy bajas. Por eso es tan alto el costo del dólar en el mercado paralelo, que quien importe tiene que trasladarle su costo a los bienes que vende y eso retroalimenta la inflación.

Por eso es que Venezuela ha llegado a alcanzar no solo la mayor inflación del mundo, sino la mayor inflación en la historia del hemisferio occidental y como esta crece de manera exponencial, al final del año podríamos llegar a ver cifras astronómicas. 

Es difícil de imaginar, algunos economistas están hablando de cifras que van por el orden de 800 mil % al año, ahora imagínense una inflación de ese nivel, en un país en el cual no hay bienes, sería devastador para el tejido social. 

 

— Es decir, ¿el límite es el cielo?

— Cuando uno ve la inflación anualizada entre junio de 2017-junio de 2018, observamos que dichas cifras superan los 46.305 %, pero como eso crece de manera exponencial, al final de año podría llegar a cualquier número. El límite es el cielo.

Mientras el gobierno siga emitiendo dinero sin respaldo para financiar el déficit fiscal, pues en esa misma medida va a crecer mucho más la inflación. Por ejemplo, cuando el Gobierno decide aumentar los sueldos de los militares de la forma en que lo hace, la única manera que tiene el Ejecutivo Nacional de pagar ese incremento es creando dinero sin respaldo, es como emitir billetes de monopolio.

En la misma medida en que emiten ese tipo de dinero, están destruyendo el salario real, no solo a esos militares, sino el de todos los venezolanos. 

 

— Pero, ¿Quién es el responsable del continuo aumento de los productos en el país: el sector empresarial o las políticas económicas adoptadas por el régimen de Maduro?

— “Pero desde luego que el responsable de esta situación, son las políticas económicas adoptadas por el régimen de Nicolás Maduro. Si el ministro Tareck El Aissami quiere que los precios dejen de subir, simplemente hágale caso a la Constitución, deje de financiar el gasto público con emisiones de dinero inorgánico por parte del Banco Central de Venezuela, porque eso lo prohíbe expresamente la Carta Magna. 

El tema es el siguiente: en cuatro o cinco años la economía venezolana se contrajo a la mitad de lo que era, ya no genera tributos, Impuestos Sobre la Renta (ISLR), ni Impuesto al Valor Agregado (IVA) que requiere el Gobierno. Pero el problema es que la producción petrolera también se está viniendo a pique, de manera que tampoco está contribuyendo con el gasto público y, mientras tanto, nadie está dispuesto a hacerle financiamiento al Gobierno de Venezuela, porque ya ha sido declarado en default selectivo. 

De manera que, si no hay Impuesto Sobre la Renta, Impuesto de Consumo, no hay ingresos suficientes de la producción petrolera y no hay financiamiento externo, la única acción de la cual se está valiendo el régimen para financiar el déficit fiscal, es recurrir al BCV para que emita dinero sin respaldo, ESA ES LA CAUSA FUNDAMENTAL DEL CÁNCER INFLACIONARIO. 

En este sentido, le recomendaría mucho al ministro El Aissami, estudiar un poco de economía para que entienda cuáles son las causas fundamentales, reconocidas universalmente por todas aquellas personas que saben algo de la materia en el mundo entero, todos conocen que el financiamiento del gasto público a través de los bancos centrales es arrojarle gasolina a la inflación. Él no puede decir que no hay qué justifique el aumento de los precios, pero no hay nada que justifique las acciones que están tomando (el régimen) en materia de políticas económicas.

Estas aseveraciones las hizo el economista José Toro Hardy en referencia a las declaraciones emitidas hace algunas semanas por el ministro de Industrias y Producción Nacional, Tarek El Aissami, quien aseguró que “nadie pude justificar que en 24 horas se cambien hasta tres o cuatros veces los precios de los productos” y solicitó al sector empresarial del país que “jugarán limpio”.  

 

¿El nuevo cono monetario anunciado por el gobierno de Maduro en marzo de este año, el cual tenía que estar vigente el pasado mes de junio, será de alguna utilidad dentro de la crisis económica que atraviesa el país?

— El nuevo cono monetario no tiene ninguna acción sobre la inflación, lo único que hace es facilitar la contabilidad al registrar cifras con menos ceros, pero eso no tiene ningún efecto, pues los niveles inflacionarios son prácticamente los mismos, sin importar cuál sea el nuevo cono monetario. 

Por otro lado, ni siquiera se sabe si saldrá el nuevo cono monetario, pues la pérdida de valor en la moneda es tan acelerada que cuando salgan, tendrán que emitir otras piezas, quitándole otra vez entre tres a cuatro ceros.  Si el nuevo cono monetario sale para agosto, estimando la inflación que hay en el país, el billete de 500 bolívares soberano ya no va a valer sino 250 bolívares soberanos y a final de año, su valor se ubicará por debajo de los 100. 

Asimismo, nos encontramos con que el coste de impresión de los nuevos billetes supera el valor de los mismo.

 

— ¿Existe precedentes en el hemisferio? 

— Esa es una vieja historia en América Latina, en Brasil cambiaron su moneda al quitarle tres ceros en cinco oportunidades, hasta que el presidente de ese entonces, Fernando Henrique Cardoso, aplicó el “Plan Real”, que frenó la inflación, este no consistía en restarle ceros a la moneda, sino en evitar el déficit fiscal, racionalizar el gasto público y privatizar empresas que en manos del Estado estaban dando grandes pérdidas, es decir, fue un programa macroeconómico global. 

Argentina también lo hizo por lo menos cuatro veces en diez años y la inflación seguía creciendo, solamente cuando los gobiernos se enseriaron y aplicaron planes macroeconómicos sensatos, se logró frenar la inflación. Es tal el temor que Latinoamérica le tiene a este fenómeno, porque conocen los daños que les causó, que hoy en día ninguno de estos gobiernos está dispuesto a hacer las locuras que está haciendo el régimen de Venezuela en materia económica. 

 

— ¿La solución está en la dolarización? 

— El tema es que en Venezuela, en estos momentos, no hay dólares. Cuando se aplica este modelo se logra frenar la inflación, pero después la economía no tiene cómo crecer porque no tiene suficientes billetes, entonces pasaríamos de una inflación a una deflación y el daño de esta última es tan grave como la de la hiperinflación. ¿Cómo funcionarían las empresas si no tienen dólares? Para poder pensar en resolver este fenómeno en el país, hay que recurrir a mecanismos muchos más complejos que una simple dolarización. Tenemos un modelo muy claro cuando Cardoso fue presidente de Brasil. 

 

— ¿Qué podría suceder en Venezuela, de no ejecutarse un plan de acción que ataque de raíz el problema inflacionario? ¿Es decir, se podría considerar que Venezuela caería en un colapso económico que requiera de la intervención del Fondo Monetario Internacional o de otros países?

— Ya Venezuela cayó en un colapso, el tema es la profundidad de ese colapso, un país que en tres o cuatro años su economía se ha reducido a la mitad, que la hiperinflación puede superar cifras tan elevadas, donde la producción petrolera se está viniendo a pique, donde nadie está dispuesto a prestarle dinero al régimen venezolano y las empresas están cerrando aceleradamente sus puertas porque ya no pueden seguir operando a este nivel de hiperinflación, entonces es un país que se encuentra que colapsado económicamente. 

En este sentido, es indispensable rescatar a Venezuela de ese colapso. Cada día que pasa, se alarga de manera exponencial el tiempo de recuperación de la economía. Es fundamental que en el país se produzca lo más rápido un cambio en el modelo político y económico, porque ya la sociedad venezolana puede caer en un tema de ruptura del tejido social”. 

 

— ¿Al ritmo que vamos, es posible que al cerrar este año, superemos la cifra estipulada por el Fondo Monetario Internacional (FMI), el cual afirma que el 2018 culminará con una inflación de casi 14.000%?

— El FMI había estipulado una inflación de 13.000% para este año. Esa cifra hubiese sido, pero como cuando ellos calcularon, estimaban que la inflación mensual en Venezuela iba a ser de un 50 %, ahora, el problema es que ya el índice mensual del país está en un aproximado de 113 %”.

Hay una fórmula que utiliza un economista muy conocido que se llamaba Phillip Caghan, quien indicaba que la única variable en esta fórmula era la inflación promedio mensual, todos los demás elementos del método eran los mismos. 

Si la inflación promedio mensual fuese sido de 50 %, el índice de todo el año estaría alcanzando 13.000 %; si la inflación promedio mensual hubiese sido de 85 %, la inflación anual hubiese alcanzado a 110.000 %; si la inflación promedio mensual fuese de 100 %, la inflación del año alcanzara 406.000 %, pero el problema es que la inflación si tiene un incremento acelerado y progresivo, y la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional (AN), el mes pasado la ubicó en 113%. 

Si me preguntas, ¿Cuál va a ser la inflación promedio mensual?, yo no lo sé. Pero nos encontramos con que economistas de enorme prestigio, están hablando de una que supera los 800.000 % al año. El cielo es el límite y mientras el gobierno siga emitiendo dinero para financiar el gasto público, este fenómeno puede llegar a cualquier punto.

www.unidadvenezuela.org


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com