Elecciones en las universidades
Escrito por William Anseume | @WilliamAnseumeB   
Viernes, 04 de Diciembre de 2020 00:00

altEste sábado se cumplen sesenta y dos años de la pomulgacion de la Ley de universidades de la etapa democrática más reciente del país,

en 1958, aquella que mediante un decreto aprobara Edgard Sanabria en su corto paso por la presidencia de la República, una vez derrocado para siempre el dictador Marcos Pérez Jiménez. 

Justo por estos días ha retornado al tapete universitario, especificamente en la USB, el gravísimo problema de las elecciones rectorales y de representación de profesores, estudiantes, egresados y obreros en los consejos universitarios y directivos de nuestras casas de estudios superiores. El desepero es comprensible. Son muchos los años de retraso para la eleccion, hay cansancio físico, vital, hay inmensa necesidad de renovación, así como son múltiples los peligros, especialmente en nuestra universidad. Recientemente conocimos también la renuncia del rector Palencia de la Universidad del Zulia, por ejemplo. Así como sabemos de varios casos de decesos, de otras renuncias y de riesgos inminentes. 

Pero ello no es óbice para la asunción de las responsabilidades. No es adecuado tomar decisiones descabelladas como aceptar por que sí las malhadadas sentencias tribunalicias. Por ser justamente espurio ese tribunal, por las implicaciones nefastas de la imposición acatada que implicaría para este momento político del país y por las afectaciones a principios universitarios y a diversos gremios que las sentencias contienen. Por ejemplo: el voto de los profesores, con la aplicación de esos dictámenes anti-universitatios, carecería de valor casi por completo. Los egresados no podrían opinar con su voto en su más grande mayoría. Sería, además, una vulneración inaceptable de derechos de participación y de opinión. 

Ahora, a las puertas de la conmemoración este año del día del profesor universitario, en una situación política del país muy alejada de la concepción democrática que debía caracterizarlo, resulta muy mal ejemplo a la sociedad por parte de las universidades hacer siquiera un planteo semejante de prosternación ante el poder tiránico y delincuencial que tenemos en Venezuela. Justamente los universitarios tenemos la obligación moral y legal de orientar hasta políticamente la nación. La lección nos quedaría torva. Resultaría además históricamente imperdonable una entrega como la que representaría tal acción de las universidades ante el poder despótico. No nos merecemos eso como universitarios ni como país. 

La lucha universitaria y de la nación entera ha de seguir, a pesar de todos los obstáculos, hasta la consecución de la libertad, de la democracia, de la paz institucional, social y política que deseamos. El cansancio ni el hastío deben venecernos. Es obligante hacer honor a la tradición de rebeldía de los universitarios: estudiantes y profesores, especialmente, debemos velar por el cumplimiento de principios educativos, morales y políticos que deben siempre guiar nuestro camino, muy a pesar de quienes siniestramente manejan a su antojo, ilegalmente, el poder en nuestro país. La lucha es contra ellos, no con ellos. ¿De rodillas? No. Qué va. 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com