Los gremialistas
Escrito por William Anseume | @WilliamAnseumeB   
Jueves, 23 de Julio de 2020 00:00

altLa labor gremial-sindical no deja de poseer sus riesgos permanentes

A Gladys Marval y Antonio Acosta, exdirectivos del gremio de profesores universitarios, recientemente fallecidos. 

Los pruritos ideológicos igualadores hacia abajo del régimen desconocen hasta la existencia de los gremios profesionales como defensores de derechos laborales y muchos otros de los derechos de quienes integramos una asociación. En sus aspiraciones de todos estos años ha estado como marca la mezquina idea de transformarnos en sindicatos, de reducir nombres y alcances. De desaparecernos como agrupación. Sin embargo, aquí seguimos unidos esta lucha desigual por los espacios físicos, también por los intangibles, por la libertad. 

La labor gremial-sindical no deja de poseer sus riesgos permanentes. De allí que las leyes garanticen, por ejemplo, la inamovilidad durante el desempeño y un tiempo luego del ejercicio de un cargo de este tipo. Allí sigue como muestra constatable de estas aseveraciones la injusta prisión política del líder sindical Rubén González. 

Recientemente fallecieron dos profesores de dilatada trayectoria en el gremio profesoral. Lucharon por nosotros antes, cuando las exposiciones personales amainaron,  pero se mantuvieron, a pesar de los achaques del tiempo sobre los cuerpos, en medio de la crueldad que imponen los momentos que parecen siempre demasiado largos cuando la tiranía estraga. Gladys Marval fue un ícono para el Zulia y su universidad. También para el país. En la FAPUV tuve el grato honor de conocerla. Siempre efusiva, firme, implacable, cuando aseguraba una convicción. Una referencia permanente para todos y ante todo. Una escuela para el gremio en sí misma.

Antonio Acosta fue, además de gremialista constante, amigo de los cercanos. Bastantes chanzas me gasté con él y sobre él, en medio del fragor de esta pelea permanente por nuestros beneficios y su sostenimiento o avance. Aprendí muchísimo de sus conocimientos, de estas dinámicas desde mi arribo a la Asociación de Profesores de la USB. Allí él fue presidente tiempo largo atrás. Cuando me integré se encargaba con rigor de las finanzas. Ya viejo, solía decirle así entre mis bromas, lo candidateamos  tras bastidores) para que arrasara en la presidencia de la Caja de Ahorros, donde repitió la elección y el ejercicio antes de irse a morir a Alemania, la que lo tuvo de nuevo entre sus habitantes. Ex-preso politico de los de La Isla del Burro (motivo de nuestras más intensas y jocosas charadas), de esos a los que trataban como príncipes, a los que hasta prostitutas les ofrecían una vez por semana, a la par de comida de primera calidad permanente, según solía decir sin empacho, aunque igual estuvieran presos. 

 

Obviamente la eternidad es una entelequia incomprensible. Nada dura para siempre, rezan algunas canciones. El gremio se mantendrá en el Zulia, en Sartenejas, en el país, pese a sus ausencias indelebles de gremialistas formidables. Pero nuestro gremio se mantendrá porque hubo quienes, como ellos, fijaran metas, objetivos y esta enseñanza inquebrantable  para resistir adversidades de todo tipo. Incluso las de este tipo, tan adversas. Todos los profesores debemos estar orgullosos y agradecidos de sus actuaciones. Yo lo estoy, y hoy, aquí, lo digo. 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com