Carta abierta al Festival de cine venezolano 2019
Escrito por Sergio Monsalve   
Jueves, 20 de Junio de 2019 08:01

Después de idas y venidas, de amenazas de cambio y rectificación, el Festival de cine venezolano cerró sin establecer una comunicación diáfana con la prensa.

Tal como ocurre con la dictadura, el Festival se apartó del periodismo, refugiándose en el contacto con un sector determinado del gremio. Y ni siquiera.

El Festival ha manejado tan mal sus comunicaciones en el 2019, que ha recibido críticas de las propias organizaciones asociadas que le manejan sus relaciones con los medios.
Se aducen problemas económicos para justificar los desencuentros y las complicaciones del Festival con la prensa. Pero en realidad, existe una actitud de absoluto orgullo y soberbia en cuanto a lo que se hace.

Un día nos dicen una cosa, al siguiente no cumplen su palabra. No invitaron para la función de apertura, tampoco para la de cierre.

Así pudimos asistir a cuatro películas, invitados por amigos. Cuatro buenas películas, valga decir, que comentaremos más adelante. Pero no pudimos cubrir el resto de las proyecciones. Porque no hay asientos para la prensa, supuestamente.

Por extrañas razones, en las cuatro funciones que asistí, vi asientos vacíos y un nutrido grupo de coleados o que reciben invitación para cada función, sin pagar entrada. De modo que sí hay una visión selectiva de los acreditados. En tal sentido, importantes figuras del gremio se abstuvieron de hacer mayores comentarios, para no desentonar.

Por ejemplo, me refiero a Juan Antonio González y Alfonso Molina. Ambos se pusieron del lado del Festival, por conveniencia laboral, antes que ponerse del lado de su gremio, que es el de la prensa y de la crítica.  Juan Antonio Gónzalez no escribió una sola línea sobre el tema, que valga la pena destacar. Lo mismo Alfonso Molina.

En resumen, el saldo del Festival de cine venezolano no es el más positivo en su traslado para Caracas. Lo salvaron las películas, que no son responsabilidad suya. Las películas son responsabilidad de sus creadores.

En realidad, los problemas gerenciales del Festival de cine venezolano quedaron a la vista de cualquiera. Problemas que tiene que ver con su escaso tacto para trabajar con la prensa, para manejar sus relaciones públicas, al punto de querer resolver sus crisis de forma personal.

En tal sentido, les agradezco que no me llamen por teléfono, para convencerme de alguna cuestión o para justificarse. Tampoco me escriban al DM de Instagram. Seamos adultos. Podemos hablar en público. O me pueden escribir a mi correo, que ustedes conocen o pueden averiguar.

Veremos si la censura permite que el tema pueda ser discutido con seriedad.

Atentamente, Sergio Monsalve.

Cineasta, documentalista, crítico de cine, profesor de cine.


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com