La democracia verde
Escrito por Ricardo Ciliberto Bustillos   
Martes, 23 de Marzo de 2021 04:49

altValga la ocasión para salir un poco del tema político cotidiano.

No tiene, por supuesto, ni una pizca de evasión y menos de diletantismo ocasional. Al contrario, con la mayor inquietud y expectativa quisiéramos referirnos a un asunto sumamente importante para nuestro futuro político, económico y social, a mediano y largo plazo.

En el reciente Foro Económico Mundial realizado en Davos, Suiza, en enero de este año,  cuya principal resolución giró en torno a la necesidad de “resetear” el mundo, específicamente en el punto cinco, se hizo especial énfasis sobre la necesidad de concretar  “un nuevo pacto social que priorice las personas y el planeta”. Esto, como es obvio, llena de esperanza a la humanidad. 

La cuestión del ambiente, más allá de ciertas declaraciones, artículos, reuniones y estudios, ha venido tomando inusitado interés desde la primera reunión en 1972 en Estocolmo, Suecia, sobre su preservación y uso de los recursos naturales renovables. Luego de innumerables reuniones, el Protocolo de Kyoto de 1997 y entrado en vigencia en 2005,  vino a reafirmar no solo la preocupación mundial por los asuntos ecológicos sino también el propósito de elaborar  toda una normativa y la  puesta en marcha de un conjunto de acciones que a la postre mejoren el medio ambiente y promuevan su conservación para las futuras generaciones.

Hoy se habla del “ciudadano ecológico” y hasta de una “democracia verde”. No son unos simples soñadores jugando a los Boy Scouts y mucho menos unos pocos “nerds” o “come- flores”, como popular y jocosamente se les nombra, idealizando una tierra sin contaminación o de una pureza ambiental jamás vista desde los tiempos del Edén. 

Sobre todo en Europa y particularmente en Alemania, se lo han tomado muy en serio. Bastante literatura y estudios respetables sobre el tema están proliferando por doquier. Planes y leyes, oficinas gubernamentales y ONG así como universidades y empresas particulares han adelantado toda una labor dirigida hacia la recuperación y conservación ambiental, sin dejar a un lado importantes iniciativas en cuanto a la industria y el comercio.

La ciudadanía ecológica- como  han dicho- hace énfasis en las responsabilidades y obligaciones del ciudadano en el marco de una sociedad sustentable. Según los entendidos, sustentabilidad quiere decir modelo económico, social, político y cultural ecológicamente viable, posible y cierto. En este sentido, convengo como muchos en que llegamos tarde o mejor dicho, nos quedamos atrás para alcanzar un país moderadamente desarrollado. La mediana industria que existía ha sido inmisericordemente desmantelada. Ni que decir de nuestras grandes empresas básicas. 

Los esfuerzos de unos tantos en el agro y en el ámbito empresarial, no pudieron desamarrarnos de esa gran boya en que se convirtió nuestra industria extractiva, ahora convertida, para colmo de males, en chatarra y en negocitos turbios. 

Entonces, es hora de asumir retos por cuanto, a fin de cuentas, nos queda una sola vía. Si somos razonables, debemos-en consecuencia-  utilizar todas nuestras fortalezas geográficas y ambientales para insertarnos en esas futuras economías sustentables. Lo ecológico junto a una sólida industria de servicios podrían constituir nuestra plataforma de despegue hacia el tan ansiado desarrollo. Ya el petróleo nos está advirtiendo su paulatino  declive. No nos quedemos de nuevo en el pasado.  

La llamada “democracia verde”, que no es otra cosa que la interrelación de los derechos y preceptos democráticos con el medio ambiente – de acuerdo a la opinión de un conocedor  de esta materia como es Ángel Valencia Saíz - tiene una amplia aceptación política y su tendencia mundial no tiene retorno. Ojo: No son sueños, es una realidad que está a la vuelta de la esquina. Una oportunidad para no perderla. Volveremos sobre este interesante tema.

alt

|*|: Especial para www.opinionynoticias.com 

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com