Tercera Guerra Mundial
Escrito por Wolfgang Quintero D. | @slicer51   
Viernes, 19 de Febrero de 2021 00:00

altA mediados del siglo XX, después de los holocaustos nucleares propiciados por los Estados Unidos en las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki,

que llevaron a la rendición de Japón y a terminar la Segunda Guerra Mundial  , Albert Einstein proclamó, que el siguiente conflicto de envergadura mundial, sería culminado finalmente, peleando con piedras y palos.

Sin desestimar y mucho menos denigrar del genio de Einstein, creo que estaba equivocado.

En el día a día de hoy, asistimos al nacimiento de una nueva edad de evolución para el género humano. Desde los albores de la humanidad, y de acuerdo con diversas clasificaciones que llevan a reconocer diferentes edades en la evolución del conocimiento del ser humano, a partir de la edad de piedra, estamos asistiendo al inicio de una nueva edad, pasando de la edad moderna (que inició con la Primera Guerra Mundial), a la edad de la computación o de la cibernética, que está dando sus primeros pasos.

Generalmente, el inicio de las diferentes edades y los cambios en la evolución del conocimiento humano que conllevaron a propiciar el inicio de cada edad, nunca han sido pacíficos ni exentos de traumas para la sociedad. Existe en el ser humano la lógica adherencia a lo que es seguro, por ser conocido, lo que denominamos “establishment”, que no es más que la seguridad relativa que ofrece la forma de vida de ese momento determinado y que además es sostenida por una clase o serie de individuos que controlan esa sociedad. Así, el anciano jefe tribal que ejercía su poder a través de la punta de su lanza de pedernal, nunca iba a estar de acuerdo en ser suplantado pacíficamente por el guerrero que logró cambiar esa punta de pedernal por otra de hierro o bronce.

Volviendo a tiempos más cercanos, asistimos, como decía antes, al nacimiento de una nueva era, que para algunos optimistas ya está implantada. Yo pienso que aún estamos en esa fase de transición inter eras, porque la evolución del conocimiento no ha estado acompasada con la evolución política, social o económica. El conocimiento está, es evidente, palpable en cada una de las palabras que en este momento estoy escribiendo, sin embargo, la forma de manejar este conocimiento desde el punto de vista social, político y económico se encuentra rezagado en su evolución.

 Vemos con asombro cómo subsisten en un mismo periodo de tiempo un impresionante avance tecnológico, una evolución incesante de la computación, robótica y ciencias afines, junto a estructuras políticas, sociales y económicas que no han evolucionado casi nada en los últimos 80 años y que pretenden, además, adueñarse del manejo de esta nueva era sin haber aportado prácticamente nada para ese avance, excepto el dinero.

Cuando vemos en estos momentos el enfrentamiento que se está produciendo en Europa y Australia entre los gobiernos y los gigantes tecnológicos (Google, Facebook), estamos presenciando el inevitable cambio y choque entre el avance tecnológico que caracteriza a una nueva era y las estructuras de poder de tipo político, social y económico que caracterizaron y rigieron a la era anterior.

Toda guerra tiene siempre un punto de partida similar, antes del primer disparo de munición, se ha producido previamente un enfrentamiento propagandístico e ideológico, que finalmente desencadena en el conflicto bélico final.

En los últimos 20 años, hemos presenciado el surgimiento de toda una serie de nuevas empresas en el campo tecnológico, que con el desarrollo de su tecnología cambiaron totalmente la forma de vida de muy buena parte de la humanidad. Han surgido gigantes tecnológicos (Apple, Google, Facebook, Microsoft, y otros más), que han acumulado poder económico, social y cultural, han cambiado la forma de comunicarnos, han ampliado al infinito el campo de difusión de las ideas de todos y cada uno de los miembros de este conglomerado que llamamos humanidad.

Este cambio en la manera de comunicarnos inicialmente fue aprovechado por las viejas estructuras de poder económico, político y social, para ampliar su capacidad de difusión de ideas y control sobre la sociedad. Sin embargo, estas estructuras, siguen siendo las mismas, sin cambios de profundidad que muestren una evolución acompasada con la evolución del conocimiento, sólo han hecho cambios superficiales, “maquillaje” de las mismas para hacerlas aparecer más acordes con la realidad actual.

Estas anquilosadas estructuras de poder convirtieron redes sociales como Facebook en vitrinas en las cuales vendieron sus ideas, políticas, directrices, incluso mecanismos de control social, prácticamente sin invertir un céntimo y obteniendo a la vez fabulosas ganancias de tipo social, político y económico.

La llegada de un evento cataclísmico (pandemia de coronavirus), ha servido como primera munición para el desarrollo de un nuevo conflicto bélico mundial. Las consecuencias de esta pandemia tanto económicas, como sociales, políticas y culturales ha hecho ver cuán débiles, atrasadas y descontinuadas son las estructuras de poder que manejan la sociedad actual.

Por esta razón, las estructuras gubernamentales de Europa, Australia, una parte de Asia (China entre otros), Latinoamérica y África, están tratando de tomar control sobre los gigantes tecnológicos, tratando de poner freno a la libertad de expresión generalizada, que permite el entorno digital. La imposibilidad de controlar, bien de manera política o económica a estos gigantes, va a ser el desencadenante a la larga de una reacción en cadena que va a arrastrar a estas anticuadas estructuras de poder.

El poder progresivo que van acumulando los gigantes tecnológicos sobre la sociedad en general es un peligro para estas anquilosadas estructuras, deben enfrentarlo o desaparecer.

La Tercera Guerra Mundial ya comenzó. La era digital, cibernética, como la queramos llamar ya está aquí, dando sus primeros pasos, abriéndose paso entre nosotros, apoyada en gigantes tecnológicos, que fueron su avanzada, viene para cambiar toda la estructura de vida que conocemos. 

Esta guerra será librada con pantalla,s teclados, ideas, tecnología, videos, verdades y mentiras, visiones de un nuevo orden social, más amplio, inclusivo y justo, y no con piedras ni palos. Va a ser un conflicto de larga duración, va a tomar probablemente décadas, va a haber un desgarro inicial de las estructuras de poder, que a la final no van a poder resistir y darán paso a un nuevo orden social y una nueva estructura de poder que, para el momento actual, es aventurado predecir cómo será.

Lo único que podemos avizorar en este momento es que el guerrero con la punta de lanza de hierro lleva rostro y ese puede ser el rostro de Mark Zuckerberg.

 

 

  


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Related Items

Videos



opiniónynoticias.com