Las formas del bien
Escrito por Alirio Pérez Lo Presti | TW: @perezlopresti   
Miércoles, 11 de Noviembre de 2020 00:00

altDe manera presurosa, un amigo me llama al enterarse de los resultados de las elecciones de los Estados Unidos.

¿Será una nueva oportunidad para que el mundo se serene?, me pregunta a través del celular, como si el audio viniese del más allá. ¿Ganó el bien o el mal?, me consulta. 

Volvemos a tratar de darle forma al consabido concepto maniqueo de la idea del mal. ¿Qué es a fin de cuentas eso que llamamos “el mal”? ¿El mal existe, así como damos por sentado que “el bien” es un valor casi inobjetable? ¿Estamos condenados a ver el mundo a través de un discurso dicotómico que polariza el bien y el mal? Para San Agustín, si todo es producto de la creación de Dios, sería un contrasentido que el mismo Dios, el bueno, hubiese creado también el mal. Entonces, ¿cómo resuelve San Agustín este enigma? Con el pragmatismo que suele caracterizar al padre de la Iglesia en términos filosóficos, eso que llamamos mal sólo puede entenderse como los espacios que no fueron tocados por el buen Dios. En otras palabras, el mal no es por presencia sino por carencia. El mal es la ausencia del bien.

La peor forma del mal 

Entendiendo a la sabiduría como una virtud, podemos pensar que, de todas las formas del mal, la ignorancia sería una de las peores. Por ignorancia no sólo se afirma, sino que se puede llegar a negar casi cualquier cosa e incluso de manera simultánea, en muchas ocasiones se dan ambos fenómenos en una retorcida forma de malsano malabarismo de pensamientos desatinados.

Podemos llegar sin dubitaciones a la siguiente aseveración: La ignorancia es la peor de las formas del mal.

He tratado de deslastrarme de la ignorancia que nos suele invadir y que puede llegar a ser el centro de nuestro ser íntimo. Ser carencial es una de las peores   formas   de   representación   de   la condición del ser.  Si se es carente, entonces el cráter de lo carencial necesariamente va a ser ocupado por “cualquier cosa” y, esa “cualquier cosa” está vinculada con los espectros negativos de las entidades que nos rodean. La carencia generalmente es el nicho de cultivo para que se desarrollen las peores formas de las cosas. Por ello es imprescindible cultivarnos como seres humanos, atrapando todo el universo de bondades que nos ofrece el conocimiento y que potencialmente nos conduce a la sabiduría. Por eso siempre he repetido sin sentir que he llegado a la saciedad, que, de todas las formas de representación del mal, la ignorancia es la más negativa de todas.

Lo carencial no sólo es consustancia al mundo intelectual, sino que la carencia intelectual está imbricada con la privación moral, por consiguiente, a la carencia afectiva. Una cosa lleva a la otra. Lo intelectual a lo ético y lo ético al amor. De esta forma, así como la ignorancia es la peor de las formas del mal, la sabiduría es la más grande y elevada forma de amor. El amor atinente al hombre sabio es ajeno a la vanidad y no necesita del encadenamiento del otro para poder disfrutar del deleite amatorio. El amor del sabio es un amor liberador, libre de ataduras y por consiguiente elevado. Porque no ama quien no concientiza el acto de amar, y este nivel de conciencia sólo puede estar unido a la sabiduría como gran eslabón para acceder a la felicidad. Son muchas las carencias de los pobres seres que habitamos este mundo y muchos los males que se generan en ella. La lucha contra la ignorancia es un camino potencial para llegar a ser bueno.  

Los malos acechando 

Cada cambio civilizatorio puede ser potencialmente la puerta de entrada a cosas buenas. Cerrarse a esta dimensión es no darle cabida a la idea de que las circunstancias inexorablemente cambian. Las maneras a través de las cuales los individuos se expresan alcanzan su máximo nivel de materialización en los sistemas democráticos, en los que se pueden dirimir las diferencias con votos y no con balas. De ahí que quienes apuestan por las cosas negativas de lo humano desprecian las democracias, las cuales siempre están en peligro. A través del voto, que es un acto noble y bueno, multitudes eligen al nuevo presidente de Bolivia Luis Arce, en Chile grandes grupos consideran un camino razonable el modificar el texto constitucional y en los Estados Unidos, ya obstinados por el exceso de politización de la vida cotidiana y en grave riesgo de generar una polarización que confronte a los ciudadanos, el estilo estrambótico del presidente Trump sale del juego a través del voto. Tres espacios para la participación ciudadana que son representación de la misma dimensión en tres lugares diferentes, con gente que sueña con un mejor porvenir. 

¿Y si las cosas no se dan como queremos? Entonces sería algo que con mucha frecuencia ocurre, lo que no podemos es sobredimensionar algo que no está ocurriendo. La expectativa es que con expresiones pacíficas como votar, se logren avances y se resuelvan las cosas en paz. Buen invento y legado nos dejaron los griegos con eso del voto. Sería una mengua no saberlo aprovechar. 

 

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com