Tiempo de tiempos
Escrito por Alirio Pérez Lo Presti | TW: @perezlopresti   
Miércoles, 13 de Mayo de 2020 08:04

altQuizá la idea de que el curso de la historia está condicionado por fuerzas que hacen que la brújula señale el norte,

está más cerca de la chapucería que del razonamiento lógico. La historia es una sucesión de exabruptos y acontecimientos, que en su totalidad terminan por imponer el equilibrio propio de cualquier sistema. Al ser un sistema en el cual nos desenvolvemos, es posible que el mismo cumpla con ciertos ciclos y estos ciclos tengan un carácter de predictibilidad que no es imposible detectar. En relación al tiempo en el cual transcurre nuestra vida, se impondrá sobre cada uno modos de conducta y formas de aparentar. La capacidad de sortear cada obstáculo es la esencia del arte de vivir. En esa sucesión de tropiezos y encontronazos con lo real, cualquier mecanismo de defensa puede ser útil, incluso ser irremediablemente un descreído

Los modelos se agotan 

Cualquier modelo que intente consolidarse en una sociedad, tarde o temprano genera agotamiento del mismo. Los ejemplos abundan por montones, dado que en las dinámicas propias de la vida en conjunto, lo usual es la tendencia a enfrentar las vicisitudes con recetarios. Los recetarios también reciben el nombre de creencias, dogmas de fe, religiones o ideologías. Al final funcionan de la misma manera, dándole al sujeto la sensación de que posee una herramienta que le permitirá afrontar el porvenir. El problema estriba en que el modelo es estático y la realidad es cambiante. Si el modelo no se adecúa a los cambios, se degenera o desaparece. 

La capacidad de adaptación de un patrón a las circunstancias requiere de liderazgos y necesidad de convencimiento a las mayorías. En las dinámicas sociales jamás existe el vacío, por lo que señalar que no existen liderazgos es una gran mentira. Que los liderazgos no nos gusten, porque no nos sentimos identificados con los mismos, es otra cosa. A mi parecer, el siglo XXI es un tiempo de líderes fuertes, capaces de atraer en torno a sí a enormes mayorías y hacerlas encaminarse por el sendero que estos guías señalan. Vivimos, con el debilitamiento de los modelos democráticos, el retorno al estilo de la gran manada y el resurgimiento del populacho como gran fuerza determinante de la historia que hacemos cada día. 

Entre toros y barreras

Tal vez no podamos cambiar la realidad, pero sí hacer un esfuerzo mínimo por tratar de comprenderla. En los tiempos que corren, se profundizan las raíces de conceptuaciones que considerábamos etéreas, como la idea de aldea global, semillero que posteriormente vino a recibir el nombre de lo que conocemos por globalización. 

La globalización es un fenómeno curioso donde, salvo excepciones, los vínculos interpersonales se vuelven tan exponenciales como superficiales y las costumbres tienden a uniformizar aún más a las personas. Cada día que pasa quedamos reducidos a un montoncito de modelos comportamentales y hábitos que tendemos a imitar, empobreciéndose el interior de la criatura que somos. Lo profundamente superficial cobra territorio y la gran soledad humana gana terreno, mientras los intercambios afectivos se nos hacen ásperos y ajenos. Amoríos virtuales, espasmódicos y casi epilépticos, ganan terreno, siendo la norma en ciertos grupos. La idea de que la riqueza llega fácil y no a través del esfuerzo, ya es una consigna. Esperar por el regalo que no llega es la solución a la cual muchos apuestan. 

Los ciclos de la historia 

Al funcionar como un sistema, existen determinantes, condicionantes y posibilidades de predecir lo que potencialmente ocurrirá. Si un modelo se usa por tiempo indefinido, independientemente del grado de capacidad de generar bienestar, también generará aburrimiento. Es entonces cuando las personas, aparentemente viviendo en un grado de conformidad aparente, enarbolan las banderas de la disconformidad interior y se dan esas cosas que los numerólogos no pueden explicar pero la percepción de lo humano desde su singularidad y subjetividad permite aclarar un tanto. Una de las cosas difíciles de asumir es la obviedad de que las vidas humanas son relativamente cortas comparadas con los tiempos históricos. A algunos, más descreídos que otros, no nos apetece la idea de esperar a que las cosas cambien a nuestro favor. Sería aceptar el delegar en otros el destino de nuestra existencia. Preferimos cambiar nosotros y ser sujeto trashumante termina siendo la solución, configurando una preferible manera de conducirse cuando la comparamos con: Aceptar la vida entendiendo la imposibilidad real de cambiar al entono, adaptándonos a lo que no nos gusta, asintiendo aquello que contraviene nuestros principios, resignándonos al horror o acostumbrándonos al mismo. Los ciclos históricos están delimitados en el tiempo por disrupciones que marcan un desvío en el curso de lo civilizatorio. Cada ciclo histórico tiende a ser largo y generalmente el desenlace no es lo que esperábamos. En materia de historia, las peticiones de buena voluntad no aplican. 

alt


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com