Educación y Libertad: dimensiones siamesas
Escrito por Dr. Abraham Gómez | @fabrahamgr   
Jueves, 02 de Abril de 2020 06:57

altA propósito de esta fecha, primero de abril, que ha quedado institucionalizada mediante un acuerdo entre la ONU y la UNESCO,

como Día Mundial de la Educación, podemos pergeñar algunas breves reflexiones al respecto; las cuales apuntan con certeza a reconocer que, desde siempre, la humanidad ha reconocido y valorado a la Educación como una necesidad intrínseca y natural de los seres humanos.

Admitimos como un hecho natural, en todos los escenarios no necesariamente escolares, (ha sido suficientemente estudiado), que la Educación constituye un idóneo fenómeno subjetivo y social que se posibilita únicamente entre humanos; saben por qué, porque el resto de los animales se adiestran, es decir: responden y se hacen sumisos a los designios de la diestra de alguien. Los animales dan sus manifestaciones instintivas por su propia   supervivencia.

Prestemos atención que estamos planteando, determinante y esencialmente, a la Educación en base a sus tres componentes constituyentes: el factor instruccional (contenidos curriculares, programáticos), el cual se imbrica con los otros dos, no menos importantes: la socialización y la personalización ( la dimensión axiológica – valores-).

Por eso argumentamos, de manera reiterada: La educabilidad adquiere pleno sentido únicamente entre humanos; porque la Educación nos posibilita   abrir nuestras mentes (eso no cuenta para el resto de los animales); además,  con la Educación nos motivamos, promovemos y alentamos las conciencias individuales y societal. Con la Educación replicamos valores religiosos, ético-morales, políticos, estéticos, económicos etc.

Conocimientos, socialidad y axiología constituyen una exquisita amalgama que potencia el crecimiento y desarrollo humano. 

Así entonces, admitimos con la mayor transparencia que para lograr   el fenómeno humano integrativo, arriba citado, la Educación obtiene de suyo un aliado indesligable: la Libertad.

Educación en/con Libertad comporta y define nuestro modo de ser, de aprehender la realidad, de buscarle explicaciones a la vida, que se nos presenta, a veces, como un   rizoma existencial (G. Deleuze, dixit). 

Luce un discernimiento filosófico, cierto, pero así exactamente se nos presenta.

Van aparejadas la Educación y la Libertad:  dimensiones siamesas, sin la menor posibilidad de separación; porque una y otra se requieren, se necesitan, se complementan vitalmente.

Un proceso educativo sin libertad vendría a ser poco menos que una aberración, una incongruencia.

A lo primero que le echan mano los regímenes totalitarios, con intención de reproducirse, es a la educación; poniendo como excusas las manoseadas reformas, que no lo son.

Determinantemente, todo proceso de enseñanza-aprendizaje debe observar como base sustentadora la Libertad de ser, pensar, decir y actuar. Lo contrario es adoctrinamiento (indoctrinación), contaminación ideologizante.

Las sociedades modernas abominan de las formas dogmáticas propias de algunas estructuras políticas-partidistas, que privilegian y exigen de sus conmilitones conductas inmutables. Les imponen predisposiciones a callar, a volverse una nadería; a cerrarse ante las evidentes realidades. Llegan incluso, quienes así se comportan, a socializar idioteces.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com