Una propuesta a las Naciones Unidas
Escrito por Alexis Aponte | TW: @alexisaponte14   
Jueves, 20 de Diciembre de 2018 08:02

altLa globalización del sistema financiero y en especial, las redes sociales están jugando un papel estelar en el descubrimiento de toda esta red de corrupción y encubrimiento

Introducción

La corrupción del siglo XXI y su derivado, el blanqueo de capitales  ha alcanzado un desarrollo funcional y organizacional inusitado constituyendo un entramado de firmas jurídicas y personales (no se le debe llamar empresas, porque esta es una actividad legal y una iniciativa digna de ser reconocida)  bufetes jurídicos y económicos, bancos comerciales, sociedades de corretaje de acciones, banca de inversión, compra y venta de bienes inmuebles, desarrollos inmobiliarios, en fin, actividades económicas y financieras que no escapan a la imaginación de la delincuencia de “cuello blanco”. 

La globalización del sistema financiero y en especial, las redes sociales están jugando un papel estelar en el descubrimiento de toda esta red de corrupción y encubrimiento, procesos que en el pasado eran muy difíciles de culminar, gracias a aquello que servía para todo; como el secreto bancario, la confidencialidad, las cuentas anónimas y que hoy día afortunadamente ha evolucionado para permitir investigaciones serias y conducidas por organismos institucionales de carácter internacional. 

En el caso venezolano ha jugado un papel importante una parte de la diáspora que no ha dudado y ha creído que una forma de hacer justicia, es descubriendo, persiguiendo y denunciando por las redes sociales y tribunales a presuntos delincuentes que se enriquecieron en el ejercicio de sus funciones públicas, ejercieron el soborno activo o sirvieron de testaferros para “blanquear los dineros mal habidos”


Las investigaciones a nivel internacional

El papel de las organizaciones no gubernamentales que se han dedicado a las pesquisas y rastreo del flujo de transferencias monetarias a través de toda una red financiera compleja, ha sido vital y encomiable. La divulgación de los famosos “Panamá Papers” ha colocado sobre el tapete toda la corrupción desarrollada por Odebrecht, Petrobrás y otras firmas en la cual aparecen políticos, pseudo empresarios y corruptores de oficio.  

Instituciones de seguridad regional e internacional con sus ya famosas divisiones y áreas de “Inteligencia financiera”, cuyo objetivo es luchar contra el terrorismo internacional, el blanqueo de capitales que financia a estas actividades, así como a los grupos de mafiosos y desfalcadores de los dineros públicos. La razón de esta lucha en ambos frentes (terrorismo y blanqueo de capitales) es porque la línea divisoria es muy débil y a veces no existe. Se conoce de gobiernos que en su lucha contra el “imperialismo norteamericano”, incurren en ser actores de primer orden en el financiamiento internacional al terrorismo. 

Otra de las causas que han motivado estas investigaciones la encontramos en las sanciones motorizadas por el gobierno norteamericano contra aquellos individuos y empresas propiedad o controladas por personas vinculadas con el narcotráfico o el terrorismo internacional, conocida como la lista OFAC (Office of Foreing Assets Control). El ingreso a dicha lista es el producto de investigaciones desarrolladas por organismos de inteligencia especialistas en los movimientos de capitales, cuyo rastreo requiere  mucho tiempo dada la obligación de acumulación de pruebas fehacientes e irrefutables para culminar con la acusación e inclusión en la lista.

Nuestro país, lamentablemente aparece de líder en varios renglones como emigración, homicidios, hiperinflación, escasez, disminución de la actividad económica y precisamente en corrupción. El “boom” de los precios petroleros hasta el 2014, permitió una complicidad privada-pública y política, que terminó con un asalto despiadado al erario  público. Cifras estimadas de los mismos personeros que antes formaban parte del gobierno, la estiman en unos US$ 300.000 millones. 

Gran parte de esa suma se dilapidó entre los amigos del Foro Sao Paulo, en solidaridades ideológicas, financiamiento de actividades muy cuestionadas internacionalmente y por supuesto en sobreprecios de alimentos y medicinas, compras de plantas eléctricas, intermediación de emisiones de deuda externa y la adjudicación de divisas preferenciales. Lo de Venezuela fue un saqueo propio de una invasión de los bárbaros y el mejor ejemplo lo tenemos en las personas enjuiciadas fuera del país y a los cuales se le han incautado bienes que suman miles de millones de dólares. 

Se han incautado bienes inmuebles, fincas, empresas, portafolio de inversiones, dinero en efectivo, saldos en cuentas corrientes, a plazo, bonos de deuda externa soberana, acciones y participaciones fiduciarias, todo un abanico de activos que están en cabeza de esas personas enjuiciadas, confesas y condenadas, pero la legitimidad de origen propietario  corresponde es a la sociedad venezolana. A tal efecto hacemos una propuesta:

 

A manera de conclusión y proposición

Que la Organización de las  Naciones Unidas (porque no encontramos otra institución supra nacional) cree un Fondo para cada país, con todos esos bienes incautados, subastados o liquidados, deduciendo el costo que involucró las investigaciones, y que además pueda ser invertido, de manera que genere ingresos adicionales y capitalizables. El destino final de todos esos activos sería devuelto al país, cuando éste supere su condición de “estado fallido” o retome su cauce democrático con instituciones independientes, autónomas y justicia transparente. Otra condición adicional podría ser, una supervisión del Organismo internacional para que dicho dinero, se destine a inversiones reproductivas, educación o salud. 

Esto es a nivel internacional, a nivel nacional de cada uno de los países involucrados en estos desfalcos públicos, debería hacerse algo parecido, ya que se conoce de bienes incautados a narcotraficantes, redes de terrorismo, corruptos y otros delincuentes, pero se desconoce el destino de esas fortunas. No es de extrañar que las mismas las estén disfrutando los políticos y miembros del partido de gobierno de turno, (aviones, carros, yates, casas y fincas) lo cual no es más que un simple cambio de tenencia de activos de una mafia a otra, más aún,  cuando muchos de esos países, tienen problemas de agua potable, educación, salud y carencia de servicios públicos.  

alt

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com