Una tempestad de arena envuelve al reino saudí
Escrito por José Rafael Revenga | @revengajr   
Lunes, 13 de Noviembre de 2017 00:00

altEn el sábado cuatro de noviembre una tempestad de arena encubrió la estructura tradicional del manejo multi-tribal y consensual 

del poder en la monarquía saudí integrada por unos 3.000 príncipes de diversos linajes. 

El Príncipe de la Corona Mohammed bin Salman, sucesor inmediato a sus 32 años de su padre el Rey Salman bin Abdel Aziz, instrumentó un vuelco adicional en su propósito de la toma efectiva del control del poder central del Reino y la desarticulación de amenazas  provenientes de once  príncipes de la familia real combinados con decenas de ministros y empresarios y, de manera especial, del jefe de la todopoderosa Guardia Nacional, el príncipe  Mit’eb bin Abdullah, hijo del fallecido Rey Abdullah, y de uno de los mayores millardarios del mundo: el príncipe al-Waleed bin Talal. Ademas, han sido congeladas mas de 1.800 cuentas bancarias.

La estratagema utilizada fue la creación de facto de un llamado todopoderoso Comité Anti-Corrupción el cual durante la noche encarceló sin cargos formales a todos los señalados y les congeló sus bienes en la mejor tradición de una purga consumada. 

Coincidentalmente, el domingo 05.11 un helicóptero saudí se vino abajo con ocho personas entre ellas el hijo de un anterior Príncipe de la Corona depuesto en abril del 2016.

El mismo sábado 04.11 el conflicto entre los Huties rebeldes (Movimiento Ansarullah) y una coalición liderada por el Príncipe de la Corona Saudi y Ministro de Defensa Saudí en el Yemen, ubicado en la esquina suroeste de la Península Arábiga, escaló a una nueva etapa al ser lanzado un misil balístico a mas de 500 km el cual fue interceptado en las proximidades del aeropuerto internacional de Riyahd. Si bien los Huties han disparado varios misiles de corto alcance durante los últimos tres años el mas reciente pone la capital saudí y las instalaciones petroleras –especialmente los oleoductos  y las refinerías- en la mira. 

La guerra entre el Yemen y la coalición de países árabes del Golfo Pérsico se prolonga desde el 2015 y mas que una disputa regional es considerada por Arabia Saudí como un acto de guerra tercerizada por Irán a quien acusa de adoctrinar, entrenar y armar a los militantes chiítas. Específicamente, señala a elementos del Cuerpo de Guardias Revolucionarios del Islam presentes en Yemen.

alt 

Frente a la acusación Saudí de considerar al ´mas reciente lanzamiento como “un acto de guerra” el vocero de la Cancillería Iraní declaró como “sin fundamento” dichos alegatos.

Es altamente improbable que no se desate una guerra efectiva entre Irán y Arabia Saudí. Además de tener en cuenta el antagonismo religioso permanente entre chiítas y sunies hay que tener en cuenta el prolongado objetivo de dominación geopolítica en la región por parte de cada uno.

Hasta el presente Irán ha tomado la iniciativa al apoyar eficazmente a los rebeldes hutíes en el Yemen en escalada progresiva de ataques que han incluido disparos de misiles balísticos contra unidades de la Armada estadounidense para culminar en el lanzamiento del cohete de mediano alcance el pasado sábado 04.11 dirigido a las inmediaciones de la capital saudí.

Es imposible no configurar este último disparo como un acto de guerra flagrante. De hecho el gobierno saudí lo calificó de tal manera de inmediato y procedió a un bloque marítimo y aéreo total del Yemen con las gravísimas consecuencias para la población yemení. La embajadora estadounidense en las NN.UU. replicó la acusación.

Es conveniente prospectar acontecimientos adicionales a fin de posicionar el análisis sobre bases realistas. Como parte de una estrategia iraní de provocación puedo visualizar uno o mas lanzamientos balísticos apuntados a la capital saudí, a sus instalaciones petroleras -incluyendo refinerías y oleoductos- y/o dirigidos a unidades navales de la coalición de países árabes del Golfo de la cual USA es miembro.

Una causa mas inmediata de una gigantesca conflagración con efectos impredecibles sería el ataque a los tanqueros que acceden al Mar Rojo y eventualmente al Canal de Suez provenientes del Golfo de Aden desde el Golfo Pérsico, el estrecho  de Hormuz y el Mar Arábigo.

Los hutíes disponen del misil antibarco C-802 cuyas baterías ubicadas en la costa occidental de Yemen alcanzan con toda facilidad cualquier navío que pase entre las costas de Yemen y las de Djibouti y Eritrea en el Continente Africano.  Po r el estrecho  de Bab-al- Mandab circulan mas de 4 millones de b/d.

alt 

 El peligro no se limita al teatro de operaciones en el Yemen. El Líbano cayó completamente bajo el gobierno del Hezbolá, aliado de Irán,  la semana pasada lo cual motivo a Arabia Saudí, Kuwait y los Emiratos a ordenar el retiro de todos sus ciudadanos de esa nación. La amenaza iraní se extiende a Israel y Jordania además del enfrentamiento en Siria para apoyar al presidente al-Assad a fines de controlar territorio sirio colindando  con el Líbano.

De la otra parte, es conveniente incluir la proactiva determinación del Príncipe de la Corona Saudí, recién consolidado en el manejo de la Monarquía, en enfrentar la multi-frente amenaza Iraní la cual también se hace presente en Irak y cuenta de alguna forma con el apoyo de Qatar.

Como consecuencia de la alta conflictividad presente en el Medio Oriente los precios del petróleo han aumentado mas del 4% durante la última semana para colocar al Brent en $64,12/b y el WTI en $57,21/b. Obviamente, la cesta venezolana se benefició al colocarse solo a un par de dólares por debajo de la marca del WTI.

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com